Crónica Galicia.

Crónica Galicia.

19 casos de tuberculosis encontrados en un instituto de Ourense.

19 casos de tuberculosis encontrados en un instituto de Ourense.

La Consellería de Sanidade ha confirmado que realiza un seguimiento de un estudio de contactos de un caso de tuberculosis en un centro escolar del Área Sanitaria de Ourense, a través del cual se detectaron 19 positivos de tuberculina.

El departamento autonómico ha trasladado que ante la aparición del caso se puso en marcha el protocolo existente en Galicia para evaluar el riesgo potencial de transmisión y detectar precozmente posibles contagios, para lo que se organizó el estudio de sus contactos, priorizando los más estrechos (los que conviven más de seis horas diarias con el enfermo).

En este momento, en el estudio se han detectado 19 personas con la prueba positiva de tuberculina, a las que continúan realizándoles las pruebas rutinarias para verificar la existencia de la enfermedad, ya que la prueba positiva por sí sola solo indica un contacto previo con el bacilo de la tuberculosis. Además, también se evalúa la pertinencia del tratamiento antiinfeccioso o preventivo y otras medidas sanitarias a seguir.

En este contexto, la Dirección Xeral de Saúde Pública traslada un mensaje de tranquilidad puesto que, según apunta, "se está agilizando la realización de todas las actividades necesarias para limitar la transmisión de esta enfermedad y la aparición de nuevos casos de infección/enfermedad".

Sanidade ha destacado que el protocolo para estos casos forma parte del Programa Galego de Prevención y Control de la Tuberculosis que se desarrolla en Galicia desde 1994. Este programa contempla todas las actividades a realizar en el abordaje de esta enfermedad, y que suponen la coordinación entre la Consellería de Sanidade y una unidad de referencia (Unidade de Prevención e Control da Tuberculose -UTB-).

Asimismo, la Consellería ha explicado que en este estudio de contactos es fundamental diferenciar entre infección tuberculosa y enfermedad tuberculosa. En el primer caso, se trata de una persona que tuvo contacto con el bacilo de la tuberculosis pero que no está enferma, no tiene síntomas y nunca es contagiosa. A estas personas, si no existe contraindicación, se les pauta un tratamiento preventivo para evitar que desarrollen la enfermedad en un futuro.

En el caso de que la persona tenga síntomas, según las características de la enfermedad puede ser contagiosa o no, sabiendo que en el caso de los niños y niñas la probabilidad de transmisión es muy pequeña.