• domingo 5 de febrero del 2023
728 x 90

A pedal o a caballo asimismo se llega al Obradoiro: mucho más de 22.500 peregrinos escogieron las elecciones a caminar

img

Aunque los peregrinos caminando son enorme mayoría, la bicicleta o el caballo ganan seguidores

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 28 Oct.

En lo que va de año, el 94% de los peregrinos que lograron la 'compostela' lo consiguieron tras llegar al caminando Obradoiro una vez cubiertos los cien km de rigor. Esa es la distancia que asimismo se pide a los peregrinos que eligen el caballo para desplazarse, una modalidad que en lo que va de 2022 escogieron 529 personas, según los datos de la Oficina del Peregrino en la época de octubre.

Fueron mucho más los peregrinos llegados a Santiago impulsados por sus bicicletas, a los que se solicita un mínimo de 200 km si desean llevarse a sus viviendas la acreditación oficial de haber hecho el Camino de Santiago.

En total, unas 22.000 personas escogieron la bicicleta para peregrinar a Compostela en el segundo año de este Xacobeo bianual. Son prácticamente 3.000 mucho más que en todo 2019, año de récord hasta hoy en volumen de peregrinos totales si bien bajo las 32.000 personas que hicieron el Camino en bicicleta en 2010, último Año Beato.

Son menos a pesar del cambio importante vivido en el planeta del pedal en la última década: la popularización de la bicicleta eléctrica. El pedaleo asistido deja enfrentar el escarpado lote de las sendas jacobeas con mucho más garantías de no padecer en demasía las atentos, que, en la situacion del Camino Francés, dan un reposo por las llanuras de Castilla pero fuerzan a subir montañas antes de ingresar en el continuo 'sube y baja' de Galicia.

En Santiago, es frecuente la estampa de los peregrinos embalando sus bicicletas en cartón en las inmediaciones de la oficina de Correos en la Rúa do Franco, a poco mucho más de cien metros de la Praza do Obradoiro, para mandarlas de vuelta a sus viviendas una vez concluido el Camino.

Desde hace unos años, hay diferentes compañías que se ocupan especializadamente al alquiler de bicicletas para llevar a cabo el Camino. "El cliente contacta por Internet y nosotros mandamos la bicicleta al punto donde empieza el Camino, en general, a un hosting", apunta Xavi Rodríguez, gerente de Tournride.

Este negocio con origen en el Ensanche de la ciudad más importante gallega enfrenta las últimas semanas antes de echar el cierra tras una temporada intensísima. "Pasamos de cero a cien", apunta este empresario en afirmaciones a Europa Press en las que acepta que 2022 fué un óptimo año, en el que llegaron a tener en el Camino mucho más de cien bicicletas.

Xavi Rodríguez valora un alargamiento tanto del tiempo de alquiler --"se aprecia que los peregrinos comienzan desde mucho más lejos"-- como de la temporada. "En octubre jamás había habido tanto trabajo. Y, en verdad, para el próximo año aguardamos que la temporada comience ahora a inicios de marzo, en el momento en que comunmente lo hacía en Semana Santa", ha aseverado.

El alquiler para unas diez etapas de Camino fluctúa entre los 180 y los 350 euros, dependiendo del equipamiento (casco, alforjas, etcétera) y el modelo de bicicleta que se elija. "Si tuviéramos 1.000 bicicletas eléctricas, las alquilaría todas y cada una", apunta Xavi Rodríguez, que resalta la esencial demanda que hay en las bicicletas con pedaleo asistido.

Esta compañía compostelana incorporó por vez primera a su catálogo este género de bicicletas pensando en las parejas o los conjuntos que tengan personas no habituadas al ciclismo o que preferían no confrontar a un reto tan riguroso en el chato físico.

"La primera oportunidad que arrendamos una bicicleta eléctrica fue a un cliente de Estados Unidos que había salido de un inconveniente cardiaco y que deseaba comunicar la experiencia con su pareja, que logró el Camino con una bicicleta habitual", apunta el gerente de Tournride.

"En este momento hay varios de los que arriendan bicicletas eléctricas que desean realizar mucho más km, etapas mucho más largas. No se lo aconsejamos. Les mencionamos que hagan etapas normales de bicicleta, de entre 40 y 50 km, y que las gocen. Es el Camino, no el Tour de Francia", dice Xavi Rodríguez.

Hacer el Camino a caballo puede ser menos riguroso a nivel físico que caminando o en bicicleta, pero no está exento de padecer los dolores en el cuerpo con el paso de los km si no se está habituado a montar.

"No es necesario ser un especialista, pero sí manejarse un tanto con el caballo. No es solo conducir el caballo, sino el cuerpo esté habituado a montar, si no, la persona tendrá unos dolores musculares realmente fuertes", afirma Manuel Muíños, principal creador de Caminos Galicia, compañía que desde 1993 llevó con sus caballos a cientos de peregrinos de todo el planeta por las sendas jacobeas.

Muíños guía a la última expedición de esta temporada, nutrida por peregrinos llegados de Menorca y de Estados Unidos, país de procedencia de la mayor parte de pasajeros que elijan el caballo como procedimiento para transportarse por las vías del Camino.

Uno de ellos es Gary Nentyre, de Saint Paul, capital del estado de Minnesotta. Padece una ceguera parcial, con lo que se tomó el Camino de Santiago como un reto de superación personal. "Deseaba tener la experiencia de llevar a cabo algo que no fuera simple para mí. El caballo es mi forma para poder ver", asegura en charla con Europa Press.

Aunque está habituado a montar todas y cada una de las semanas en clases de doma tradicional, admite que la exigencia física del Camino es diferente. "O sea resistencia. Son 4 o cinco horas en la montura, debes ser fuerte", apunta antes de resaltar que "atravesar los vales y las montañas oyendo únicamente los cascos del caballo contra el suelo" recompensa el mal muscular.

Las etapas a caballo tienen exactamente la misma duración que una caminando, a pesar de que los corceles están listos para llevar a cabo hasta 40 km cada día. "Pero lo habitual son unos 30 al día", apunta Jesús Muíños, que ha perdido la cuenta de las ocasiones que hizo el Camino guiando conjuntos hasta el Obradoiro.

Para llegar en frente de la Catedral a caballo es requisito contar autorización de las autoridades municipales, que limitan esta oportunidad a llevarlo a cabo a la primera hora por la mañana.

Así, los conjuntos de caballeros tienen que hacer llegar qué día llegarán a la ciudad más importante gallega y llevar a cabo el camino que une el Monte do Gozo con el Obradoiro --bajando por la Avenida Xoán XXIII hasta la iglesia de San Francisco-- entre las 07,00 y las 09,00 horas de la mañana.

Además, el Ayuntamiento de Santiago se reserva la oportunidad de obligar a los conjuntos a transitar por la localidad escoltados por una patrulla de la Policía Local o de una dotación de voluntarios de Protección Civil.

Más información

A pedal o a caballo asimismo se llega al Obradoiro: mucho más de 22.500 peregrinos escogieron las elecciones a caminar