• domingo 29 de enero del 2023
728 x 90

Absuelto el alcalde de Ourense por mover a una sindicalista, si bien el juez ve su acción "un poco desmedida"

img

OURENSE, 19 Ene.

El Juzgado de Instrucción Número 2 de Ourense ha absuelto al regidor de la región, Gonzalo Pérez Jácome, por el hecho sucedido en el mes de mayo de año 2022 a lo largo de una concentración a las puertas del municipio en el contexto de la huelga del transporte, en el momento en que dió un empujón a una sindicalista que se aproximó con un megáfono.

El juicio sucedió este martes y en él el regidor mantuvo en todo instante que le "dio al megáfono" para "eludir una agresión acústica", lo mismo que había defendido públicamente tras el hecho.

En la sesión oral aseguró que la sindicalista le puso el amplificador de voz "a 40 centímetros de la cara" y le chilló "fuera", instante en que le dio al megáfono "para eludir una perdida auditiva".

"Me lo metía en la boca y afirmaba hable, hable, hable. Como si fuera un monigote", criticó el alcalde sosteniendo que solicitó a la mujer que "no lo tocase". Tal fue de esta forma, que en el derecho a la última palabra, Pérez Jácome aseguró haberse arrepentido de no ser él quien presentó la demanda.

"Me arrepiento de no haber denunciado yo, que fui quien padeció la agresión", demandó en el juicio donde, por su lado, la sindicalista aseveró haberse "sentido degradada como persona", y trasladó que solo se aproximó al alcalde con el amplificador "con buena fe, para solucionar el enfrentamiento" "sin haber amado ocasionar" al regidor y negando haberle puesto el megáfono "en el oído o en su cara".

El Juzgado de Instrucción Número 2 lo ha absuelto del delito suave de castigo de obra que pedían tanto el Ministerio Público como la acusación especial.

"Bien es verdad que su reacción quizás sea un poco desmedida, pero en ningún caso exactamente la misma consigue la intensidad bastante para ser considerada delictiva", establece el magistrado, Leonardo Álvarez, en la sentencia que no es estable y acepta recurso de apelación frente a la Audiencia Provincial.

El magistrado concluye que, a su juicio, la actuación del regidor "es una pura reacción al hecho de que la denunciante utilizase el megáfono a pocos centímetros de su cara".

El juez fundamenta la conclusión en visto que "tras propinar el empujón, la sosten a lo largo de múltiples segundos con lo que semeja clara la intención de eludir que la denunciante logre emplear de nuevo el megáfono".

Así las cosas, dicta una sentencia absolutoria al "no haberse acreditado" la comisión por la parte de Pérez Jácome de un hecho que "merezca ser considerado opuesto al ordenamiento jurídico penal" y, por consiguiente, no lo transforma en acreedor de una sanción.

Tanto la Fiscalía como la acusación que ejercita la perjudicada le imputaban al alcalde un delito de castigo de obra.

Fiscalía pedía un mes de multa a razón de diez euros cada día, al tiempo que la acusación especial solicitaba 45 días de multa a razón de 50 euros el día y una indemnización de 1.500 euros para la denunciante, sabiendo el sueldo del alcalde, que consultado en la salón mencionó que "es de 70.000 euros bárbaro·.

Esta misma mañana, tras conocerse el veredicto, el alcalde ha reiterado su opinión.

"Verdaderamente quien padeció el ataque fui yo, pues estuve a puntito de padecer un daño acústico severo", ha insistido, manifestando que la mujer le "chilló cerca del oído con el megáfono" y que él solo lo "separó para eludir ese daño acústico".

"Me llevaron a juicio, me estuvieron tildando de atacante, la oposición solicitó mi dimisión en el Ayuntamiento y en la Diputación y en este momento el juez le quita la razón a todos y cada uno de los que me acusaron por ese momento", ha festejado el alcalde de la tercera localidad de Galicia que asimismo ha reaccionado por medio de las comunidades.

"Todos y cada uno de los asaltos de la prensa, la oposición política y el establishment quedan nuevamente en prueba" con "otra demanda sin base", escribió.

Más información

Absuelto el alcalde de Ourense por mover a una sindicalista, si bien el juez ve su acción "un poco desmedida"