• domingo 25 de septiembre del 2022
728 x 90

Afundación comienza en Pontevedra un programa de campamentos a fin de que pequeños ucranianos tengan "un verano habitual"

img

En 4 turnos, participarán en ellos cien personas, entre pequeños y mamás, que efectuarán ocupaciones y excursiones

PONTEVEDRA, 28 Jun.

Que los pequeños ucranianos apartados por la guerra y acogidos por un tiempo en Galicia pasen "un verano habitual", con ocupaciones comunes para su edad, es el propósito que se sugieren los campamentos que Afundación puso en marcha en la Residencia de Estudiantes de Pontevedra y que, en 4 turnos, van a llegar hasta el 18 de agosto.

La idea, que arrancó de manera oficial este lunes con el primer turno de 17 pequeños y 8 mayores, fué presentada este martes por la organizadora anexa del Área de Educación de Afundación, Carlota Sánchez-Montaña Puga, y la presidenta de AGA-Ucraína, Natalia Afonina.

En total van a ser 4 turnos, con 25 competidores cada uno de ellos, los que estén a lo largo de diez días en esta vivienda, haciendo diferentes ocupaciones, como juegos o deportes, salidas a la playa o al río, excursiones o ideas de difusión del bien común.

Los conjuntos van a estar divididos según la edad de los pequeños y están libres asimismo a la participación de aquellas mamás que prefieran estar con ellos en este periodo de tiempo. En este primer turno, además de esto, forman parte asimismo los pequeños españoles de entre las familias de acogida, lo que dejará "estrechar nudos".

Los competidores engloban un extenso abanico de edad, de los 4 a los 19 años y en el tercer turno va a venir un conjunto de jovenes del área de Kiev que pasan tres meses de verano en una vivienda de Meicende, un viaje ordenado por los servicios sociales ucranianos para sacarlo s de la región de guerra.

Lo primordial es que los pequeños pasen unos días viviendo "un verano habitual", con ocupaciones lúdicas y culturales que, entre otras muchas cosas, les dejen "conectar con la civilización gallega" y "escapar del ambiente en el que están acogidos", explicó Carlota Sánchez-Montaña, tal como ofrecer "un respiro a las familias". En cada turno va a haber monitores y personas traductoras para hacer más simple la comunicación.

Durante la presentación, Natalia Afónina ha señalado la relevancia de que estos pequeños, que han vivido una situación extrema gracias a la guerra y están alejados lejos de su rincón de origen, "tengan un verano habitual y gocen" como cualquier niño de su edad.

Esta idea, tal como otras de acompañamiento al pueblo ucraniano, pertenecen a entre las novedosas líneas estratégicas de Afundación, asentada en el impulso y el en deber popular, así como ha recordado Carlota Sánchez.

A raíz del comienzo de la guerra en Ucrania y de los inconvenientes sociales derivados de exactamente la misma, Afundación respondió con múltiples ideas, como la ampliación del programa [email protected] para mandar, adjuntado con AGA-Ucraína, material de primera necesidad a la región de enfrentamiento.

En el marco de esta colaboración "nacida de un instante muy lamentable", en expresiones de Natalia Afónina, asimismo se puso predisposición de AGA-Ucraína una nave para guardar y repartir la asiste para este país. En total, la entidad popular ha mandado 19 camiones con artículos de primera necesidad a Ucrania, de los que 4 fueron sufragados por Abanca. La entidad bancaria asimismo ha colectado 270.000 euros en el llamamiento solidario efectuado a sus clientes del servicio.

Una de las mujeres que forman parte en este primer turno de los campamentos es Inna, madre de tres pequeños con los que vive con una familia gallega "muy amable".

Sobre su historia en Galicia, Inna resalta la cercanía entre la civilización gallega y la ucraniana y afirma que la adaptación "fué buena". Sin embargo, y si bien vive pendiente de las novedades de Ucrania, no hace planes para el futuro. "No entendemos nuestros proyectos, pues aguardamos cada día que sea el objetivo de la Guerra", ha señalado.

Los pequeños que forman parte en estos campamentos valoran, más que nada, las ocupaciones en grupo, los deportes, la comida y poder conocer la playa y nada en el mar, puesto que para muchos es la primera oportunidad que lo ven, así como resaltan frente a los medios tres de ellos, Diana, de 14 años, Lida, de 12 y Vlad, de diez.

Más información

Afundación comienza en Pontevedra un programa de campamentos a fin de que pequeños ucranianos tengan "un verano habitual"