• martes 31 de enero del 2023
728 x 90

Alegaciones, acompañamiento ciudadano y preocupación en el ámbito turístico por la regulación de los islotes Guidoiros y Rúa

img

El cambio climático y la utilización público ponen en riesgo el singular paraje, con lo que un decreto limitará las visitas

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 1 Nov.

La publicación del emprendimiento de orden que regula los usos de los islotes de Guidoiros y Rúa generado ciertas polémicas entre los individuos que frecuentan estos rincones naturales o 'explotan'. En su exposición pública, que concluye el 9 de noviembre, se recibieron cerca de veinta recomendaciones o alegaciones, al paso que hay preocupación entre las compañías turísticas.

Las islas que en este momento van a ver reguladas sus visitas y fondeos, frente a la singularidad natural en riesgo por la acción humana, pertence a 2 ayuntamientos. Así, en los islotes de Guidoiros es donde está el Areoso correspondiente al municipio pontevedrés de A Illa de Arousa, y la isla de Rúa al concejo coruñés de Santa Uxía de Ribeira.

El Clúster de Turismo ha señalado a Europa Press que tras una primera revisión de las medidas adoptadas estiman que "son bastante restrictivas", con lo que han considerado que "limitan bastante" el avance profesional de las compañías del ámbito. "Nos trasladaron que están en especial preocupadas", ha proclamado el Clúster con relación a las compañías que lo tienen dentro.

A esto se contrapone la opinión pública del pueblo y el alcalde de A Illa de Arousa, Carlos Iglesias, que tras años pidiendo una regulación del Areoso, en este momento está poco a poco más cerca. "Nos encontramos según el archivo, pensamos que el artículo es acertado", ha incidido el regidor carcamán preguntado por Europa Press.

Además, ha detallado que les consta que compañías de prestación de servicios piensan que, "a lo destacado el aforo y el ingreso al medio litoral terrestre es deficiente".

Esto lo ha ratificado el Clúster, que ha visto que aparecen "medidas mucho más restrictivas que las que se aplican en el Parque Nacional de As Illas Atlánticas, con lo que de forma previsible se sumarán a las alegaciones.

Por su parte, el alcalde de A Illa se ha echo eco de la voz del pueblo y ha señalado que el sentir general "es que ciertamente hay que resguardar todo el campo".

El alcalde de Ribeira, Manuel Ruiz Rivas, consultado por Europa Press, ha señalado que en las asambleas que tuvo con la directiva xeral de Patrimonio Natural, Belén do Campo, para tratar las cuestiones que ellos estiman que se "tienen la posibilidad de progresar", y la ha "visto receptiva en el sentido de cambiar y aceptar otras caracteristicas, como es la pesca deportiva".

Ruiz Rivas asimismo indicó que en la orden hay unos anejos que "podían inducir a la confusión" sobre si se podía pasar o no por los sitios acotados y ha remarcado que "ahora se le ha aclarado que no" lo que le ha tranquilizado, indicó el primer edil.

Otro de los puntos que le ha planteado a Do Campo fué con relación a "no poder desembarcar en Rúa". Así, el alcalde ha incidido en que ese islote "no debe ver orográficamente con ninguno de los otros". "Es de piedra y es muy, muy raro ver a un individuo en el verano", ha preciso el regidor ribeirense.

Con esto, hizo particular hincapié en que "no hay ni presión sobre ese islote, ni ningún inconveniente ambiental en que se pise una piedra", con lo que ha pedido que se estudie el poder mudar eso. Así ha incidido en que su "primordial preocupación" son las disputas deportivas y pescas deportivas.

En lo relacionado al ingreso al islote, el primer edil de A Illa de Arousa ha apuntado que "será siempre y en todo momento" con autorización anterior de la Xunta, y si bien todavía no está creado el edil ha asegurado que "indudablemente sea por app móvil inteligente y también Internet".

"Nosotros pensamos que el trámite va a ser igual al de otras islas donde hay que pedirla como es la situacion de Ons o Cíes. Va a ser afín, tanto para embarcaciones para saltar en tierra", ha sentenciado Iglesias.

El cambio climático y la utilización público pusieron en riesgo las islas Guidoiro Areoso y Rúa, fundamento por el que se decidió limitar las visitas y la actividad pública. La Xunta sostiene en exposición pública el boceto de decreto, hasta el próximo 9 de noviembre, que incluye la restricción de fondeos en temporada alta y temporada baja, por ejemplo cuestiones.

El emprendimiento de orden recopila que se tienen la posibilidad de efectuar paseos caminando mientras que se realice de forma racional y por las rutas autorizadas, tal como deja el submarinismo en apnea sin pesas y el baño y natación.

Sin embargo, precisarán autorización el ingreso, el atraque y fondeo, incluyendo las recreativas, al paso que en las áreas y periodos autorizados se impondrá una secuencia de regulaciones de usos para reducir el encontronazo negativo. Se fomentarán las visitas guiadas grupales y la utilización con fines comerciales de la imagen, marca o señales de identidad van a deber tener autorización expresa.

No va a estar tolerado pernoctar ni la acampada, tal como tampoco dejar basuras o cualquier género de restos en la isla. Tampoco está tolerada la caza y pesca deportiva y la recolección de especímenes y muestras biológicas sin autorización expresa, la práctica de botellón o la utilización de megafonía, radio su otros aparatos que perturben la calma de la fauna.

El emprendimiento de decreto establece 2 periodos, por una parte temporada alta (del 15 de mayo a 30 de septiembre, los dos de hecho), y temporada baja (el resto del año excluida Semana Santa. La aptitud máxima se establecerá en 2 periodos: desde el amanecer hasta las 15 horas y desde ese instante hasta el atardecer.

En temporada alta se dejarán 20 fondeos, con un máximo de diez embarcaciones a motor por turno. Habrá un máximo de 50 personas por turno en el ingreso a la isla, por conjuntos de hasta 20 personas, acompañados de un guía.

Mientras, en temporada baja, va a haber diez fondeos por turno y el número de embarcaciones no va a poder sobrepasar las cinco por turno. El límite se establece en 20 personas para el ingreso litoral-terrestre, preferentemente en conjuntos de hasta cinco personas.

El islote de mayor entidad, Guidoiro Areoso, solamente tiene 600 metros de largo de norte a sur por 200 metros en su punto mucho más ancho y tan sólo consigue lo 9 metros sobre el nivel del mar en su punto mucho más prominente, albergando, consecuentemente, una área de prácticamente nueve hectáreas.

La mitad norte está ocupada por una duna activa, al paso que en la sur se intercalan afloramientos graníticos con una duna con vegetación herbácea y arborescente. Cabe poner énfasis asimismo la relevancia en área de Guidoiro Pedregoso (5,6 hectáreas) y la Isla de Rúa (4 hectáreas).

Estos islotes están rodeados de medios rocosos que continúan sumergidos en marea baja o medianamente expuestos y están colonizados por biocenosis de invertebrados marinos, formando una representación del hábitat Nat-2000 117 Arrecifes.

En el emprendimiento de orden, la Dirección Xeral de Patrimonio Natural mira que desde la declaración del espacio como LIC, se identificaron diferentes actuaciones enlazadas con ocupaciones de empleo público que "están afectando de manera apreciable los elementos de la biodiversidad y del patrimonio natural", como la existencia de varias embarcaciones fondeadas, desembarco y circulación de automóviles anfibios o las campings.

Así, advierte de que las presiones y amenazas de empleo público "no solo afectan de manera negativa a ciertos hábitats de interés comunicaria presentes en la región", sino más bien asimismo a especies protegidas de flora y fauna silvestre, de forma especial el Alyssum loiseleurii (subespecie galaecicum) y el chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus), especies conminadas propias de los médanos ribereños, las dos dentro en el catálogo gallego de especies conminadas.

Más información

Alegaciones, acompañamiento ciudadano y preocupación en el ámbito turístico por la regulación de los islotes Guidoiros y Rúa