• miércoles 07 de diciembre del 2022
728 x 90

Asociación de Guardia Civil cree que faltan 1.200 agentes en Galicia y demanda instalaciones "ruinosas"

img

Aseguran que los medios deficientes, al lado de la carencia de personal, repercute en el tiempo de contestación, que sobrepasa la hora en ciertos casos

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 3 Nov.

La Asociación Profesional Justicia para la Guardia Civil (Jucil) cree que harían falta 1.200 agentes mucho más para contemplar las pretensiones de seguridad de la población gallega y achicar de esta forma los tiempos de contestación, en este momento en mucho más de una hora en ciertos casos.

Estos fueron varios de los datos que Jucil ha brindado este jueves en rueda de prensa con ocasión de la presentación del acuerdo con la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF); pacto con el que aguardan que la problemática de la Guardia Civil "gane visibilidad" entre la sociedad.

Además de la mengua de poder de compra que experimentan, "exactamente la misma otros cuerpos funcionariales", la asociación puso el foco en la carencia de medios y de personal.

Sobre este último punto, el secretario general de la asociación, Ernesto Vilariño, explicó que los 5.000 agentes premeditados no alcanzan. Hay además de esto unas 400 vacantes "que no se han cubierto, que no se llegan a contemplar jamás".

La cobertura de esos 4 cientos, con todo, tampoco alcanzaría y, según cálculos estimatorios de nuestra asociación, harían falta otros 800 agentes "para contemplar todas y cada una de las pretensiones del territorio, asimismo los cientos y cientos de km de costa de los que se ocupa la Guardia Civil".

El secretario de comunicación, Agustín Leal, ha incidido en que "no se llega a la tasa de reposición ideal", más que nada sabiendo "los núcleos ciudades pequeños y esparcidos" que sobran en Galicia y en los que, habitualmente, "solo está presente la Guardia Civil".

"Hay noches que solo hay una patrulla para la Costa da Morte, tanto para los servicios de costa como terrestres", puso como un ejemplo Leal, que ha incidido además de esto en que "muchas patrulleras marítimas no tienen la posibilidad de salir por el hecho de que no hay personal y el que hay, hace jornadas maratonianas exactamente de ahí que".

Vilariño ha reconocido la creación de novedosas entidades como la 'arroba' para ciberdelincuencia o 'viogen' para la pelea contra la crueldad de género, pero ha criticado que sus efectivos salgan de la seguridad ciudadana, con lo que se acrecenta el inconveniente. También que se fortalezcan las policías autonómicas, y no de esta manera Guardia Civil o Policía Nacional.

Esta situación, señalan, repercute en el tiempo de contestación de las patrullas a un aviso, que hace unos años podía ser de "ocho o diez minutos y en este momento puede llegar a una hora u hora y media, en ciertos casos hasta 2 horas", según ha recordado el presidente de CSIF Galicia, Francisco Méndez.

"Los compañeros de Carballo, si tienen una incidencia y precisan acompañamiento, la patrulla mucho más próxima igual es la de Negreira o Santiago, con lo que el tiempo de reacción se marcha a una hora u hora y media. No es posible en un Estado europeo en el S.XXI", ha apuntado Leal.

Argumentan que la seguridad física es el primero de los derechos, que abre la puerta a todos los otros y que, "si falla, difícilmente se van a poder ejercer el resto". "Es un mínimo democrático, un derecho ciudadano tener un tiempo de contestación aceptable aquí como en otros ámbitos, como la sanidad", ha argumentado Méndez sobre esto.

No se habla únicamente de acrecentar las plantillas, ha apostillado Vilariño, sino más bien asimismo de rejuvenecerlas. "Los agentes cada vez son mucho más veteranos y eso va en menoscabo de la población. Ahora no lo observamos pero en unos años tendremos un inconveniente grave", ha advertido.

Por otro lado, han denunciado asimismo graves deficiencias en lo que se refiere a medios y también infraestructuras, "ruinosas y, en ciertos casos, inhabitables".

"La situación del cuartel de Santiago es sangrante. Está ruinoso. Hay instalaciones cerradas pues están declaradas, como tal, en ruina. Y hay una partida presupuestaria para renovarla pero será un parche, como fue con el de Ferrol, donde se remodeló la mitad y la otra se cae", ha asegurado Leal, que ha incidido además de esto en la proporción de incidiencias que se atienden en la región de Ferrolterra aun con esas condiciones.

"En Santiago pasa algo similar. El único del ambiente aproximadamente aceptable es el de Milladoiro, y eso que está infradotado y no da abasto", remarca.

La falta de medios es otra de las solicitudes, en concreto de defensa. Destacan que llevan ahora tiempo demandando pistolas eléctricas, "menos lesivas" que ámbas opciones con las que cuentan en este momento para achicar a alguien: arma o defensa personal.

Solicitan asimismo chalecos antibalas, que a veces tuvieron que comprarse los agentes con su dinero. Lo mismo sucede, especifican, con las fundas antihurto para las armas, linternas o guantes anticortes.

"Cada vez son mucho más comunes los tiroteos. Los compañeros frecuentemente se combaten a ocasiones en las que no tienen idea lo que se marchan a localizar; sin medios y sin apoyos", han lamentado, recordando la situacion del policía local fallecido en Ciudad Real. "Murió pues no tenía medios para confrontar a una situación de ese tipo", afirman.

Defienden que "solicitan con relación a las ocasiones que están", mientras que piden una mayor inversión, "que en ocasiones a las gestiones les semeja innecesaria", para "efectuar el trabajo con un mínimo de seguridad".

Más información

Asociación de Guardia Civil cree que faltan 1.200 agentes en Galicia y demanda instalaciones "ruinosas"