• miércoles 07 de diciembre del 2022
728 x 90

Comesaña repudia una "crisis sanitaria" en Pontevedra, pero admite que la situación es "singularmente crítica"

img

El conselleiro reitera que que los MIR "jamás van a estar solos en el PAC", pero matiza que van a poder acompañar al médico si sale o quedarse en el centro, "según resuelvan"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 5 Ago.

El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, ha rechazado "emplear la expresión" 'crisis sanitaria' para referirse a la situación que encara el área sanitaria de Pontevedra, si bien sí ha reconocido que esta es "en especial crítica".

Comesaña participó este viernes en la toma de posesión de la novedosa gerente del Sergas, Estrella López-Pardo, donde asimismo estuvo presente su precursor en el cargo y en este momento nuevo responsable del distrito sanitario pontevedrés, José Flores.

"Los cambios no argumentan a ninguna crisis sanitaria. Hay un emprendimiento fundamental en Pontevedra, el del Hospital Montecelo, que en este momento Flores liderará y que José Ramón Gómez --el previo gerente del área-- impulsó. Ahora Flores va a abordar una situación en especial crítica en Pontevedra por la carencia de expertos, que perjudica a todo el sistema, pero que aquí se aprecia mucho más", explicó el conselleiro en afirmaciones a los medios.

El titular de Sanidade ha insistido de nuevo en que la Administración autonómica destina todos y cada uno de los medios en sus competencias a mitigar la citada falta de expertos, "pero si alguien es responsable es quien desde los últimos 4 años no hizo nada por frenar esta falta de médicos". "El responsable último es el Ministerio de Sanidad", ha incidido.

Destaca además de esto que el ascenso de Flores representa "una apuesta esencial", puesto que piensa "poner a un individuo muy valiosa en la organización para dirigir el emprendimiento pontevedrés", pero repudia presiones en el área. "La situación en Pontevedra viene de atrás. Sindicatos y distintos actores hace cierto tiempo que solicitan cambios en el aparato directivo, pero nosotros tomamos las resoluciones atendiendo a todos y cada uno de los argumentarios", aseguró.

Tanto en sus afirmaciones como en su intervención a lo largo de la toma de posesión, Comesaña ha defendido el trabajo del hasta la actualidad gerente del área de Pontevedra, José Ramón Gómez, quien tiene su "máximo reconocimiento". Sobre el destino de Gómez, el conselleiro confirmó que se le ha brindado regresar a trabajar en los servicios centrales, si bien todavía no se ha concretado el puesto.

Ya en la toma de posesión, el responsable gallego de Sanidade ha alabado la trayectoria de Flores al cargo del Sergas, cuya administración ha relacionado con "saltar con paracaídas", más que nada a lo largo de la pandemia. "La templaza de Flores fué una red de seguridad en el momento en que encaramos picos de ingresados por Covid, con el que logramos concebir el Servicio como un hospital único. Ha sido la mejor compañía que se pude tener, un individuo que está a la altura en los enormes desafíos, como lo es en este momento la administración del área de Pontevedra", ha señalado.

Este enorme reto, Comesaña lo ha dividido en tres: el hospital de Montecelo, que se trate del área que mucho más padece con la carencia de medios y "substituir a una figura de la talla personal y profesional de Jóse Gómez".

El reciente nuevo gerente de Pontevedra ha asegurado que este cambio hablamos de "un punto y seguido; no un punto y aparte" y mostró su agradecimiento al grupo del Sergas (instante en el que se ha feliz) que lo ha acompañado estos un par de años; "poco tiempo, si bien haya similar diez ocasiones mucho más por la pandemia".

Flores tuvo expresiones de ánimo para su sucesora, tal como Comesaña que ha señalado su "imaginación y imaginación", tal como su trabajo adelante de la Dirección de Planificación Sanitaria, cuyos desenlaces y conocimiento del Sergas la llevaron hasta su nuevo puesto, en expresiones del conselleiro.

Por su parte, Estrella López-Pardo ha defendido un cambio en el modelo de la atención sanitaria que implique "editar los servicios prestados vertebrando toda la atención cerca de la atención principal". Eso dará, ha aseverado, "mucho más músculo al Sergas", dejará que la transformación digital en los servicios y "va a poner a la sanidad gallega en un nuevo ámbito, que es lo que demanda la ciudadanía".

En su alegato ha complacido la seguridad, a la que espera contestar con la ilusión y trabajo de siempre y en todo momento". Bajo su administración, ha adelantado, se caminará "hacia la sanidad del futuro, donde todos y cada uno de los ámbitos de la salud van a poder complementarse". "Ha sido un año profundo que termina con la posibilidad de continuar bogando desde otro sitio; agrandar la visión como jamás había tenido ocasión, regulando para hallar la sanidad que deseamos", indicó.

En esta línea, ha reconocido que la Covid-19 puso "en prueba algunas cosas", que en este momento "hay que explotar para progresar". "Debemos esmerarnos mucho más que jamás por ejercer un liderazgo de servicio. Son tiempos de realizar aparato", ha esgrimido, antes de agradecer el trabajo de sus precursores --los "frutos" que en este momento recopila-- y rememorar a su familia mucho más próxima.

Por otro lado, el conselleiro de Sanidade ha insistido en la posición ahora protegida en días precedentes sobre las guardas de los MIR R4 en los PAC. Si bien aseguró que "no van a estar solos en ningún instante", ha señalado que, en el caso de que el profesional deba efectuar una salida, el habitante va a poder acompañarlo o quedarse en el centro, "como él decida".

Sobre esto ha remarcado que la presencia del habitante en el PAC es bueno tanto para su capacitación para el desempeño del Punto de Atención Continuada.

Más información

Comesaña repudia una "crisis sanitaria" en Pontevedra, pero admite que la situación es "singularmente crítica"