• domingo 25 de septiembre del 2022
728 x 90

Declarada alarma por escasez en los sistemas que proveen de agua a Nigrán, Baiona y una parte de Vigo

img

La prealerta se amplía a los ríos Verdugo y Oitavén, rías de Vigo y Baiona y costa de Pontevedra

VIGO, 23 Sep.

La Oficina Técnica da Seca de la Xunta de Galicia decidió este viernes subir el nivel de alarma en los sistemas de Zamáns y Baíña, que proveen de agua a los ayuntamientos de Nigrán, Baiona y una parte de Vigo, declarando la situación de alarma por escasez.

En la asamblea, encabezada por la directiva de Augas de Galicia, Teresa Gutiérrez, se han analizado los datos de las diferentes cuencas de la demarcación Galicia-Costa y se ha constatado la continuidad de la "anomalía hidrológica" que se registra desde principios de año, por la escasez de lluvias.

Así, los caudales circulantes prosiguen en valores inferiores a los comunes en esta época del año, un 30 % bajo la media de los últimos diez años, pese al "pico muy puntual" registrado gracias a las lluvias entre el 12 y el 15 de septiembre.

Por su parte, la ocupación de los embalses en esta demarcación hidrográfica (un 61,58 %) asimismo está un 13 % bajo el promedio histórico y un 17 % bajo los valores de 2021. A ello se aúna que el mes de agosto fue "seco y increíblemente caluroso", con precipitaciones bajo la media, si bien fué en esta región donde mucho más se han concretado las escasas lluvias y se pudo frenar el empeoramiento de la situación.

En ese ámbito, se ha alto el nivel de alarma en los subsistemas de Zamáns y Baíña, pasando a situación de alarma por escasez, y la Oficina Técnica da Seca sugiero utilizar las medidas oportunas en los sistemas municipales de abastecimiento de Nigrán, Baiona y una sección pequeña de Vigo (más allá de que el Ayuntamiento olívico anunció hace semanas que dejaba de capturar agua del embalse de Zamáns para eludir inconvenientes de abastecimiento a Nigrán y Baiona).

Estas medidas suponen utilizar un régimen de caudales ecológicos se sequía en los ríos Zamáns y Baíña, que dejará a los explotadores de estos embalses recudir el caudal que se deja pasar aguas por debajo de estos ríos.

La Oficina Técnica da Seca asimismo ha acordado agrandar la prealerta por escasez a nuevos sistemas: el sistema 1, que comprende los ríos Verdugo y Oitavén, y las rías de Vigo y Baiona; y el sistema 2, que abarca la costa de Pontevedra.

La situación de escasez del río Verdugo y Oitavén, ha apuntado la Xunta, viene cierta en buena medida "por la aptitud del embalse de Eiras para asegurar el abastecimiento a todos y cada uno de los municipios que se proveen de él".

Aunque este embalse está al 73 % de su aptitud, "la preocupación de los especialistas viene derivada por la imposibilidad de hoy de explotar toda el agua libre", puesto que al bajar el nivel de ocupación del 37%, la estación potabilizadora de O Casal, en Vigo, tiene inconvenientes para tratar el agua.

Al respecto, Augas de Galicia ha señalado que, tras preguntar al Ayuntamiento de Vigo por la situación de esa potabilizadora (inmersa en proyectos de reforma) sin conseguir contestación, se consideró "sensato" sospechar que la planta tiene "exactamente las mismas restricciones" que en 2017. Por ello, se ha considerado encender la situación de prealerta.

Asimismo, sigue la situación de prealerta por escasez en los sistemas donde se encontraba activada antes: el sistema del río Lérez y en la ría de Pontevedra; en el sistema del río Tambre y la ría de Muros y Noia; en la cuenca del río Grande y de los ríos que van a la ría de Camariñas y la costa de Cabana, Laxe y Muxía; en la cuenca del río Anllóns; y en el sistema del río Mero, Arteixo y la ría de A Coruña.

Más información

Declarada alarma por escasez en los sistemas que proveen de agua a Nigrán, Baiona y una parte de Vigo