• martes 16 de agosto del 2022
728 x 90

Desocupan a 700 personas en Ribeira por el incendio de Boiro (A Coruña), que perjudica ahora a 1.200 hectáreas

img

La Xunta sostiene la alarma por cercanía del fuego a las viviendas en Boiro y en Ponte Caldelas

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 6 Ago.

Unas 700 personas tuvieron que ser expulsadas en la ciudad coruñesa de Ribeira debido al incendio proclamado en la parroquia de Cures, en Boiro, y que ha calcinado ahora 1.200 hectáreas.

Según ha podido confirmar a Europa Press el alcalde de Ribeira, Manuel Ruiz, la mayor parte de los desalojados se hospedaban en un cámping del concejo, con lo que en estos instantes unas 300 personas están acogidas en polideportivos del municipio: en A Fieiteira y en Palmeira. Además, ha señalado que han ardido ocho 'roulottes' y que espera que los huéspedes del cámping logren proceder a agarrar sus bartulos esta tarde.

Asimismo, el regidor ha asegurado que "así como tira el aire" en estos instantes semeja que los medios de extinción van a poder eludir que el fuego cruce hacia la región de "masa arbolada que rodea el Hospital del Barbanza".

También en A Pobra do Caramiñal el fuego ha cercado múltiples establecimientos hoteleros en el núcleo de Entrerríos, entre ellos unas cabañas y una vivienda rural. Según ha movido el alcalde de A Pobra, Xosé Lois Piñeiro, en afirmaciones a Europa Press, 13 personas tuvieron que ser expulsadas. "Los huéspedes de las cabañas fueron para un hotel y los de la vivienda rural están en el polideportivo de A Tomada", ha detallado.

El regidor de A Pobra ha reconocido que espera "un día largo", puesto que "el frente es larguísimo", con lo que siguen atentos pues "los frentes tienen la posibilidad de seguir cualquier ocasión y hay zonas de peligro particular".

Y es que la noche en el Barbanza fué "durísima", afirman los alcaldes de la región. De hecho, a última hora de la tarde de este viernes, la Consellería do Medio Rural notificaba 400 hectáreas y en los últimos datos notificados la área perjudicada se ha tresdoblado.

Así, la Xunta sostiene activada como medida precautoria la 'Situación 2' por la cercanía del fuego al núcleo de Piñeiro. En el incendio trabajan tres especialistas, 45 agentes, 87 brigadas, 40 motobombas, 4 zapas, 12 aeroplanos y nueve helicópteros, aparte de la Unidad Militar de Urgencias.

Con todo, en Boiro este sábado amanecen "mucho más relajados", una vez que este viernes pasaran "apuros" en zonas como, exactamente, el núcleo de Piñeiro. El alcalde, José Ramón Romero, ha podido confirmar que en la ciudad no tuvieron que desocupar casas.

Además, prosigue la preocupación por el incendio proclamado en la parroquia de Saiar, en el ayuntamiento de Caldas de Reis, y que perjudica asimismo a Vilagarcía de Arousa. Pese a todo, la administración autonómica ha asegurado que "evoluciona favorablemente" y ha desactivado la 'Situación 2' por cercanía de las llamas al núcleo de A Porteliña. Por el instante, la área perjudicada estimada es de 450 hectáreas.

También en la provincia de Pontevedra, se registró un fuego en Ponte Caldelas, sobre las 19,52 horas de este viernes, que ha calcinado ahora unas 150 hectáreas y por el que la Xunta ha habilitado como medida precautoria la alarma por cercanía del fuego al núcleo de Canicouva, en el municipio de Pontevedra.

Por otra sección, los incendios de Arbo continúan controlados. En preciso, la Xunta dió por controlado el de la parroquia de Mourentán a las 23,00 horas, con una área perjudicada de 400 hectáreas. Mientras, el de Barcela, que entró desde Portugal, ha calcinado unas 82 hectáreas.

Asimismo, la área perjudicada por el incendio proclamado en Verín el pasado miércoles sigue en las 600 hectáreas y la Xunta ha señalado que "evoluciona favorablemente hacia su estabilización" y "sin peligro para núcleos de población".

También en la provincia de Ourense, en A Mezquita, prosigue controlado el incendio forestal proclamado en la parroquia de O Pereiro. Según las últimas estimaciones, ha calcinado unas 150 hectáreas.

Este viernes la Consellería daba por extinguidos los incendios de Maceda (Ourense) --120,55 hectáreas quemadas-- y Ponteareas (Pontevedra) --15,6 hectáreas carbonizadas--.

En total, los incendios forestales de esta última semana en Galicia han calcinado ahora mucho más de 3.000 hectáreas.