• martes 31 de enero del 2023
728 x 90

El aniversario del Estatuto del 36 aviva el enfrentamiento sobre el de 1981: el BNG activará su reforma en la Cámara

img

El PSdeG comparte la necesidad de actualizarlo y el PP se abre a estudiar la iniciativa, pero duda que haya "consenso" para lograr pactos

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 27 Jun.

La conmemoración del 86 aniversario de la aprobación por plebiscito del Estatuto de Autonomía de Galicia del año 1936 ha avivado el enfrentamiento político sobe la actualización y reforma del presente, en vigor desde 1981.

A las puertas de la efeméride, que se festeja este martes 28 de junio, el BNG ha adelantado que registrará la activación del desarrollo recogido en el Estatuto para su reforma con la meta de dotar a Galicia de un nuevo marco que la reconozca como nación y le dé "mucho más poder político y económico".

El mensaje fué lanzado por la representante nacional del Bloque, Ana Pontón, este lunes a las puertas de la Facultade de Medicina de Santiago, sitio en el que se aprobó el archivo definitivo que fue sometido a plebiscito en el mes de junio del 36, si bien la sublevación militar menos de un mes después truncó su avance.

El Estatuto del 36 asimismo fué conmemorado por el PSdeG en otro acto en Santiago, en un caso así, festejado en el Panteón 2 Galegos Ilustres, donde descansan, entre otros muchos, los restos de Castelao, entre los impulsores políticos del marco de autonomía para Galicia de inicios del siglo XX.

Antes, en afirmaciones a los medios en una convocatoria anterior, el representante de los socialistas gallegos, Valentín González Formoso, expresó la necesidad de actualizar el marco estatutario para amoldarlo a las pretensiones de la Galicia de hoy.

Por su parte, el viceportavoz parlamentario del PP, Alberto Pazos Couñago, ha abierto a formar parte la puerta a formar parte de una "reflexión" sobre el Estatuto, si bien mostró sus inquietudes sobre la oportunidad de lograr "acuerdos" afines a los que, según el habitual, hubo para sacar adelante el artículo de 1981.

Así las cosas, el Bloque registrará la activación del producto 56 del Estatuto de Autonomía, que recopila la oportunidad de que el Parlamento impulse el desarrollo para su reforma siempre y cuando permanezca el acompañamiento de un quinto de sus integrantes, umbral que sobrepasa la capacitación frentista con sus 19 parlamentarios en la presente legislatura.

Con todo, la aprobación del nuevo marco estatutario necesita que voten a favor 2 tercios de la Cámara de la iniciativa de ley orgánica, que debería pasar por las Cortes antes de ser doblegada a referéndum.

La misión del BNG, en expresiones de su líder, es dotar a Galicia de un autogobierno que rompa con "el centralismo" y "la dependencia" de las resoluciones adoptadas en Madrid por medio de un marco que le brinde "mucho más poder político y económico". "No contamos temor a tener mucho más poder político por el hecho de que en el momento en que deciden desde Madrid, frecuentemente deciden contra nosotros", ha aseverado.

Todo para realizar en frente de una "bifurcación histórica" que, en expresiones de Pontón, se abre en un instante de crisis que, aparte de sospechar "el caldo de cultivo idóneo para la involución democrática, la regresión de libertades y la concentración de la riqueza", hacen precisa la adopción de "cambios estructurales".

"La llave del futuro es tener aptitud de resolución en cuestiones como financiación, fiscalidad, energía o costas, que son claves para la creación de riqueza y confort", ha aseverado Pontón, arropada instantaneamente por miembros del congreso de los diputados y integrantes de la dirección del Bloque.

Por ello, simultáneamente a la reforma del Estatuto, la capacitación frentista demanda la apertura de negociaciones con el Estado para poder transacciones de competencias. Para Pontón, las cero competencias transferidas a lo largo de los 13 últimos años dejan en prueba a un PP al que acusa de "envolverse en la rectórica galleguista pero entrenar el centralismo puro y duro".

Adaptar el Estatuto "a la Galicia del siglo XXI" es la meta que se pone el PSdeG. Su líder, Valentín González Formoso, ha explicitado este lunes el ánimo del partido a reelaborar el marco estatutario en frente de la tumba de Castelao, en la iglesia de San Domingos de Bonaval.

Allí, arropado por parlamentarios y cargos de la organización, Formoso ha demandado la apertura de una mesa de diálogo para reelaborar el archivo que funciona el autogobierno de Galicia, red social donde siente un "inmovilismo" en cuestiones como el avance competencial que "daña" a su ciudadanía.

Los socialistas desean que el nuevo estatuto dote a Galicia de la aptitud de promulgar decretos leyes para ocasiones que necesitan medidas "urgentes", una necesidad que, según el asimismo presidente de la Diputación coruñesa, puso de manifiesto la pandemia o la espiral inflacionista de los últimos meses.

"Galicia no puede contestar con elasticidad y agilidad a este ámbito complejo pues no tuvo la aptitud de reformar su estatuto", ha incidido el socialista, que ha recordado que Galicia y Euskadi son las únicas autonomías que tienen estatutos "de primera generación".

Por todo ello, González Formoso ha emplazado a PP y BNG a sentarse y entablar un diálogo de cara a la rehabilitación de un marco estatutario que recoja adelantos en ámbitos como la urgencia climática o la igualdad, entre otros muchos.

Ante la demanda explicitada por ámbas fuerzas de la oposición parlamentaria, el conjunto mayoritario en la Cámara gallega, el PPdeG, ha asegurado que no se cierra a "una reflexión" sobre esto, pero puso en duda que haya el "consenso" exacto para discutir sobre una reforma del marco estatutario autonómico y ha incidido en que su prioridad en este momento son los "apremiantes inconvenientes" de las economías familiares.

En rueda de prensa, Alberto Pazos Couñago, viceportavoz habitual, ha ironizado con que le "alegra" que el BNG "halle fundamentos para felicitar y festejar la aprobación de un Estatuto", con relación a la carta estatutaria del 36, y ha lamentado que los nacionalistas "se sumasen con menos entusiasmo" a la conmemoración del Estatuto vigente, que dejó "el mayor avance de la autonomía de toda la narración de Galicia".

El Estatuto que les agrada "festejar" a los populares, dijo el dirigente habitual, "ofreció frutos evidentes para el grupo de la sociedad gallega y nació del consenso". Por ello, los populares piensan que "la cuestión no es si hay que cambiar o no" esta regla, sino más bien investigar "si existe exactamente el mismo consenso" que en el momento en que salió adelante el Estatuto de Autonomía de 1981.

Pazos ha remarcado que, a lo largo de la etapa del bipartito adelante de la Xunta, hubo "una tentativa errada", que ha atribuido a "disconformidades de los 2 conjuntos que en este momento insisten en que hay que emprender esa materia". "No sé si ahora se pusieron en concordancia, si lo hacen a lo destacado tenemos la posibilidad de estudiar una iniciativa por el hecho de que, hoy, no poseemos ninguna alén de la explicitación de un deseo", ha meditado.

Dicho esto, ha esgrimido que los populares tienen como prioridad atender "los inconvenientes urgentes" de las economías familiares, que ven "bastante mucho más apremiantes" que las proposiciones de BNG y PSdeG con relación a reformar el Estatuto.

"Vamos a proseguir centrados en los inconvenientes de los gallegos en su historia diaria sin cerrarnos a ninguna reflexión, siempre y cuando se genere en los términos de consenso en los que brotaron siempre y en todo momento las reglas escenciales de Galicia", ha resumido.

Más información

El aniversario del Estatuto del 36 aviva el enfrentamiento sobre el de 1981: el BNG activará su reforma en la Cámara