• jueves 9 de febrero del 2023
728 x 90

El arzobispo de Santiago despide a Benedicto XVI complacido con su visita en 2010: "Entendemos de su proximidad pastoral"

img

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 7 Ene.

La Catedral de Santiago ha festejado este sábado, 7 de enero, una misa en memoria del Papa emérito Benedicto XVI, fallecido el pasado 31 de diciembre de 2022 a los 95 años, donde el arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, ha complacido su visita en 2010 coincidiendo con el Año Beato.

"La Iglesia en Santiago sabe del aprecio y de la proximidad pastoral que Benedicto manifestó en su visita pastoral, dejándonos una reflexión sosiega sobre la peregrinación, sobre Europa y sobre el deber católico de la Iglesia en España y de nuestra iglesia que peregrina en Santiago de Compostela", ha rememorado Barrio.

Coincidiendo con la Misa del Peregrino de las 12,00 horas, el arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, ha encabezado la misa donde ha señalado a Benedicto XVI como "un enorme intelectual" y "un enorme pastor de la Iglesia".

Además, en la homilía, Julián Barrio ha señalado que el papa emérito "supo ver lejos y en hondura", "encarando ocasiones complicadas siempre y en todo momento con una lectura fiel de la verdad". "Proclamó que Dios no es un contrincante del hombre, que la religión no hace difícil el avance de los dones naturales y que la fe no pelea contra la razón", ha resumido el arzobispo.

Del mismo modo, el eclesiástico definió a Benedicto XVI como "un humilde trabajador en la viña del señor" que, ha añadido, "tenía la atractiva y interesante facilidad que inspiraba siempre y en todo momento amabilidad, proximidad y calidez".

Asimismo, Julián Barrio ha recordado la visita del papa emérito a Santiago de Compostela el 6 de noviembre de 2010. De ella, ha meditado que Benedicto "charlaba al corazón" y "sin perder fuerza su alegato teológico".

En esta línea, ha asegurado que lo oyeron charlar "sobre los inconvenientes que afectan a la Iglesia y a la sociedad" y que les señaló que "la fe en Jesucristo da sentido y hondura a la vida del hombre".

Julián Barrio asimismo ha señalado que el Sumo Pontífice se encontraba convencido de que "liquidar las demandas del Evangelio es liquidar al humano".

Este fundamento, ha continuado, "le dio fuerza para vivir la pasión por la realidad, siguiéndola y poniéndose a su servicio para ofrecer promesa a nuestro tiempo". "Esta fue su enorme preocupación y también incomodidad: ofrecer promesa a nuestro tiempo", ha descrito.

De su visita a la ciudad más importante gallega, el arzobispo de Santiago asimismo aseguró que "se admiró contemplando el Pórtico de la Gloria", con lo que Julián Barrio se mostró seguro de que "el Apóstol Santiago asimismo le va a haber acompañado hasta el pórtico definitivo de la gloria para ver frente a frente a Dios".

Más información

El arzobispo de Santiago despide a Benedicto XVI complacido con su visita en 2010: "Entendemos de su proximidad pastoral"