• jueves 9 de febrero del 2023
728 x 90

El aviso del peligro de Angrois "sí llegó" pero Renfe vio el salto de agilidad "amparado normativamente"

img

El jefe de maquinistas que advirtió de la curva resalta que "se debía llevar a cabo un cambio normativo, como se realizó después", para señalizar

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 27 Oct.

El jefe de maquinistas José Ramón Iglesias Mazaira ha apuntado a una charla con el encargado de la gerencia de seguridad en la circulación de Renfe, Ángel Lluch, que "revela" que el informe con el que informó del peligro antes de la curva de A Grandeira "se se encontraba siguiendo".

"Sí llegó" y "se trataba", aseguró en su declaración en el juicio por el incidente del tren Alvia, que en el mes de julio de 2013 descarriló en Angrois (Santiago), lo que causó 80 muertes y 145 heridos.

A cuestiones de las partes, este jefe de maquinistas indicó que "por la parte de la gerencia de seguridad se me solicitó información para poner un aviso informativo a fin de que adecuaran esa curva de transición de equipos", que era el primero de tres anuncios que contenía su informe.

"Aporté el archivo entero y comenté que me agradaría que incluyesen a fin de que los maquinistas fuesen siendo conscientes de ese peldaño de agilidad tan esencial", ha subrayado. Dicha transición de agilidad, de 200 a 80 km por hora a las puertas de la estación de Santiago y en un punto en el que se pasaba de ERTMS a Asfa, formaba el tercero de sus anuncios, según explicó.

La "contestación" que le brindaron es "que eso no se iba a mover por el hecho de que se encontraba amparado normativamente", ha señalado. Por ello, ha llamado la atención sobre que "se debía realizar un cambio normativo, como se realizó después", que implicase la colocación de señales laterales para comunicar al maquinista de que debía achicar la agilidad.

A cuestiones de nuestra jueza --matizando el interrogatorio de la letrada de la interfaz de víctimas-- sobre si piensa que era viable haber hecho ese cambio normativo que conllevase la instalación de señales antes del siniestro, Iglesias Mazaira respondió que sí.

"Se demandaba ese cambio, el cambio de señalización se demandaba", hizo hincapié. Puesto que, a su juicio, así como se encontraba configurada la línea, en ese punto dependía del aspecto humano "de forma exclusiva".

"¿Quién le mencionó que no se podía tratar ese punto?", le ha preguntado el fiscal, a eso que Mazaira ha apuntado de forma directa al responsable de la gerencia de seguridad en la circulación de Renfe, Ángel Lluch.

"El informe lo mandó y como el primer punto era un tema técnico puro me llamó un individuo de Dimetronic a fin de que aportase mucho más información sobre qué ocurría en esa transición. Esto revela que esa información que yo aporté se se encontraba siguiendo", ha expuesto en su comparecencia.

Más información

El aviso del peligro de Angrois "sí llegó" pero Renfe vio el salto de agilidad "amparado normativamente"