Crónica Galicia.

Crónica Galicia.

El caso de Déborah Fernández Cervera: instrucción prorrogada por seis meses más en el juzgado de Tui.

El caso de Déborah Fernández Cervera: instrucción prorrogada por seis meses más en el juzgado de Tui.

El juzgado de instrucción número 2 de Tui (Pontevedra) ha decidido ampliar por seis meses más la instrucción del caso de Déborah Fernández Cervera, una joven viguesa cuyo cadáver fue encontrado semidesnudo en una cuneta en mayo de 2002, días después de su desaparición en Vigo. Esta extensión ha sido solicitada por el Ministerio Fiscal y tiene como objetivo la realización de diligencias pendientes, según han confirmado fuentes cercanas al caso.

Entre las tareas que aún quedan por realizar se encuentra la prueba de ADN del exnovio de la víctima, quien es el único sospechoso en relación a su muerte. Esta prueba debe repetirse debido a supuestas "irregularidades" en las extracciones de muestras anteriores, como han explicado los abogados de la familia de Déborah.

También está pendiente el estudio del teléfono móvil de la víctima, el cual estuvo desaparecido durante años y fue encontrado en septiembre de 2022, durante unas obras en dependencias policiales en Madrid. Sin embargo, el análisis de este dispositivo no ha sido realizado hasta el momento por la Unidad Central de Ciberdelincuencia de la Comisaría General de la Policía Judicial, a pesar de que el juzgado lo acordó en enero de 2023 y la familia contratara a una empresa externa para hacerlo.

En julio del año pasado, el juzgado ya había extendido la instrucción, a lo cual la familia de Déborah se opuso. Esta vez, nuevamente han rechazado la prórroga y han pedido que se cierre el caso. En 2023, los padres y hermanos de la víctima anunciaron que se sentían "vencidos" por el trato recibido por la justicia y el Estado de Derecho, después de más de 20 años de lucha para llevar a juicio al responsable de la muerte de Déborah.

Los abogados de la familia han solicitado el archivo provisional de las actuaciones debido a las numerosas negativas a sus solicitudes de pruebas y las irregularidades en la investigación. A pesar de esto, continuarán trabajando para descubrir qué sucedió con Déborah. La familia ha denunciado que no se siente respaldada por la justicia y ha pedido el fin de la vergüenza, para evitar que la instrucción siga siendo una burla a la memoria de la joven y a su dignidad.