• martes 31 de enero del 2023
728 x 90

El díptico de La Dolorosa y El Ecce Homo expoliado por los nazis ahora viaja de Pontevedra a Polonia

img

Las autoridades polacas resaltan la velocidad del desarrollo y el ejemplo dado por la Diputación en la restitución de las piezas

PONTEVEDRA, 25 Ene.

El Museo de Pontevedra ha restablecido este miércoles el díptico de La Dolorosa y El Ecce Homo expoliado a Polonia por los nazis. Así, el vicepresidente de la Diputación de Pontevedra y responsable del Museo, César Mosquera, ha firmado el acta oficial y hizo distribución gratis de estos cuadros a las representantes del Gobierno polaco, "su legítimo dueño", acabando de esta forma una devolución que quiere ser "ejemplar".

A continuación, unos profesionales expertos descolgaron los cuadros que hasta la actualidad formaban una parte de una instalación fugaz habilitada por el Museo de Pontevedra. Las pinturas van a ser trasladadas al Museo Nacional de Poznan que las va a tener en depósito para rehabilitarlas antes que lleguen a su destino definitivo, que va a ser el castillo de Goluchow, de donde fueron robadas.

En este acto de restitución asimismo estuvieron presentes la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, el directivo del Museo, Xosé Manuel Rey, el alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores, y la directiva del departamento de Bienes Culturales del Ministerio de Cultura y Patrimonio Nacional de la República de Polonia, Elzbieta Rogowska, tal como el letrado polaco Miquel Bordas Prószynski, al lado de personal técnico de las dos instituciones.

César Mosquera ha comentado que, durante su dilatada trayectoria en la administración pública, firmando durante su historia una cantidad enorme de expedientes y actas, "esta es probablemente la mucho más exitosa" para él, "pues es contribuir a restituir una injusticia, contribuir a restituir arte expoliado, contribuir a realizar un planeta mejor".

Elzbieta Rogowska expresó "de corazón" el agradecimiento al Museo y a la Diputación de Pontevedra por la velocidad y comodidades dadas para la restitución. Además, ha recalcado que el valor de las proyectos no está solo en su hermosura pictórica, "sino más bien en lo simbólico, por su condición de proyectos expoliadas y en este momento restituidas".

La directiva del departamento de Bienes Culturales polaco explicó que su país perdió el 70% de su patrimonio nacional en la II Guerra Mundial por la destrucción y el hurto de iglesias, museos y compilaciones privadas, perdiendo hasta 516.000 proyectos de distintas sitios del territorio nacional. Algunas, relató, fueron devueltas inmediatamente después de la guerra, pero considerablemente más han quedado desaparecidas.

En esa tarea de restauración trabaja desde los años 90 un departamento concreto de su Gobierno que se ocupa de la catalogación y búsqueda de estas proyectos para procurar su devolución. Ellos fueron deseas descubrieron estos 2 cuadros en Pontevedra.

Las pinturas, tras salir de Varsovia en 1944, llegaron hasta un comercio de arte de Madrid en 1973 y terminaron en el Museo de Pontevedra en 1994, como una parte de la adquisición de la compilación de José Fernández López, formada por 313 pinturas de autores y cronologías distintas.

Actualmente, están libres 23 expedientes por la parte de Polonia en este desarrollo de restauración que frecuenta "larguísimo y muy molesto" prolongándose a lo largo de años, algo que no ocurrió en Pontevedra, con lo que han expresado su agradecimiento a la Diputación "por hacer más ágil todo este desarrollo".

Elzbieta Rogowska piensa que esta actuación de Pontevedra "puede ser un trámite modelo" para otros países, unas expresiones que emocionaron a la presidenta de la Diputación, que expresó su orgullo por el hecho de que "nos encontramos dando un caso de muestra de buenas prácticas a todo el mundo".

Como anécdota, Elzbieta Rogowska, desveló que terminaba de ver por vez primera en persona, "con la realidad de su calidad y su color", estas 2 piezas que formaban una parte del contenido de su proposición doctoral y que hasta el día de hoy solo había visto en fotografías en blanco y negro.

Este díptico es una parte de las 700 piezas expoliadas de la Colección Czartoryski en Gołuchów por los alemanes a lo largo de la Segunda Guerra Mundial, del que hasta la actualidad el Gobierno polaco solo ha podido recobrar una parte, un crucifijo de esmalte de Limoges que fue entregado por un individuo anónima.

Más información

El díptico de La Dolorosa y El Ecce Homo expoliado por los nazis ahora viaja de Pontevedra a Polonia