Crónica Galicia.

Crónica Galicia.

El Foro Económico prevé un crecimiento económico desigual en Galicia en 2023 y 2024 respecto al resto de España.

El Foro Económico prevé un crecimiento económico desigual en Galicia en 2023 y 2024 respecto al resto de España.

El Foro Económico de Galicia ha descartado la posibilidad de una recesión, aunque sí ha advertido de una desaceleración causada por una disminución en las exportaciones. Según las previsiones, el Producto Interior Bruto (PIB) de Galicia aumentará en torno a un 1,5% al cierre de 2023, con un crecimiento aún más bajo para 2024, cercano al 1%. Estas tasas son inferiores al avance de la economía española, lo que indica que no se está produciendo una convergencia entre ambas.

En una rueda de prensa en Santiago de Compostela, el director del Foro Económico de Galicia, Santiago Lago, ha destacado la desaceleración económica, atribuyéndola a un mal funcionamiento del sector exterior en la segunda mitad de 2023. Sin embargo, ha descartado la posibilidad de una recesión para 2024.

Lago ha reflexionado sobre las dificultades que conlleva el análisis económico en la actualidad, debido a discrepancias en los datos ofrecidos por diversas revisiones estadísticas. Aunque parece que se está subestimando el crecimiento del PIB en Galicia en 2023, el director del Foro Económico ha señalado que no se ha visto una desaceleración tan fuerte como se esperaba. Menciona un verano con una campaña turística exitosa y un aumento en las compras de las familias, aunque reconoce que las exportaciones se están frenando, especialmente en otros países europeos.

En cuanto a 2024, Lago ha admitido que existe incertidumbre sobre el crecimiento, pero ha indicado que todo apunta a que será menor. Ha recordado que se esperaba una desaceleración más pronunciada en 2023, lo que requiere precaución en las proyecciones futuras. Sin embargo, también menciona la posibilidad de tipos de interés más bajos como un factor positivo.

Por su parte, el coordinador del informe del tercer trimestre, Fernando González Laxe, ha alertado sobre la continuación de la desaceleración económica en el tercer trimestre, con siete trimestres consecutivos de un crecimiento interanual por debajo de la media española. Observa que la economía gallega tiene menos capacidad de resistencia que la del resto de España.

En cuanto a los datos específicos, el informe muestra que la economía gallega creció un 1% en el tercer trimestre de 2023 en comparación con el mismo período del año anterior, ocho décimas menos que la media nacional. Además, se contrajo un 0,3% en términos trimestrales.

El informe destaca que el crecimiento económico de Galicia se debe principalmente a la demanda interna, como el consumo de los hogares y la inversión pública, mientras que el sector exterior apenas contribuye y muestra cifras peores que la media española. Se hace hincapié en el fuerte retroceso de la inversión privada, en contraste con el aumento a nivel nacional.

En cuanto a las exportaciones, se observa una reducción especialmente en el sector textil. Sin embargo, el informe resalta un crecimiento significativo en las exportaciones hacia Asia y América, en categorías como buques y conservas.

El informe también señala una contracción importante en la industria y la construcción en Galicia, lo que marca una gran diferencia en comparación con el resto de España.

El economista José Francisco Armesto ha presentado un panorama laboral positivo, con una disminución del desempleo, especialmente de larga duración, una reducción de la temporalidad y un aumento de los contratos indefinidos (aunque en menor medida que en el resto del país). También se observa un crecimiento de la población activa y una mejora en los indicadores de ocupación.

Sin embargo, Armesto destaca algunos problemas, como la baja tasa de actividad y ocupación en Galicia en comparación con el resto de España, así como un aumento significativo de los contratos a tiempo parcial en relación con los de tiempo completo.

El Foro Económico de Galicia ha dejado claro que, para un crecimiento económico del 1%, los puestos de trabajo deben aumentar un 2,4% y las horas de trabajo un 1,9%, lo que indica una pérdida real de competitividad. Según González Laxe, esta cuestión se debe a deficiencias en tecnología, formación y tamaño de las empresas. Por lo tanto, advierte que este diagnóstico debe tenerse en cuenta de cara a las próximas elecciones en la región.

En resumen, se destaca que la estructura económica de Galicia ha cambiado desde la crisis de 2008, con un aumento en el peso del sector comercial y el transporte, mientras que la industria manufacturera ha disminuido y las administraciones públicas tienen un papel cada vez más importante en la economía. Se advierte que el PIB de Galicia no está orientado hacia las economías más dinámicas del mundo.