• sábado 1 de abril del 2023
728 x 90

El investigado por el delito del pozo de O Porriño que está libre repite su inocencia, si bien cae en contradicciones

img

Asegura que la víctima "era buen chaval, pero estafó a muchas personas"

VIGO, 27 Ene.

Los tres investigados por su presunta relación con la desaparición de un ciudadano portugués cuyo cuerpo fue localizado en un pozo en O Porriño (Pontevedra) participaron este viernes en una diligencia de reconstrucción de los hechos, si bien solo uno ha accedido a charlar, y se habla del único sospechoso que no está en prisión precautoria, Sergio L.M., que ha reiterado su inocencia, si bien ha incurrido en contradicciones.

La reconstrucción de los hechos se ha ceñido a los últimos pasos populares de la víctima (Carlos Alberto V.O., natural de Viana do Castelo, de 39 años de edad) en la localidad de Vigo, y siempre y en todo momento según la versión de Sergio, puesto que los otros 2 investigados, Roberto D.M. y Marcos David V.Y también., mantuvieron su mutismo.

Así, esta diligencia fue pedida por la Fiscalía, en vista de ciertas contradicciones en el relato de Sergio, explicaciones equívocas o poco visibles que, conforme han movido a Europa Press fuentes conocedoras de la investigación, ha repetido este viernes.

Este investigado mantiene que en la mañana del 13 de octubre de 2018 dejó a su hijo en una cafetería de la calle Ramón Nieto y fue a buscar a la víctima a otro local, en exactamente la misma calle, cerca del cruce con Martínez Garrido. A continuación, se dirigieron a la nave de Severino Cobas donde el investigado hacía tareas de reparación de turismos.

Sobre las causas de esa cita, dió múltiples explicaciones: que había quedado con la víctima para cerrar una operación de compraventa de morralla y, en otra versión, que lo había convocado, obligado por los otros 2 sospechosos, a quienes Carlos Alberto había engañado. En su declaración aseguró que los otros 2 investigados habían agredido y engrilletado al hombre y se lo habían llevado en un furgón de Sergio, en teoría para dejarlo desvisto en Portugal, tras lo que retornaron a devolverle el vehículo.

También incurrió en ediciones distintas sobre los automóviles que empleó para llevar a cabo estos movimientos, sobre la presencia o no de su hijo en el momento en que la víctima fue introducida en el furgón, o sobre su relación con los otros 2 sospechosos, de quienes mencionó que no los conocía, si bien entonces aceptó que sí tenía relación con ellos. Además, a lo largo de la reconstrucción, hubo un instante en que Sergio empezó a increpar y a insultarlos a voces, al paso que les demandaba que afirmaran "la realidad".

A lo largo de la mañana de este viernes, la comitiva judicial, al lado de estudiosos de la Guardia Civil y sospechosos, reprodujeron ese paseo por Ramón Nieto, tal como lo que en teoría sucedió en la nave de Severino Cobas, y todo ello fue registrado en vídeo.

El propio Sergio L.M., al terminar la reconstrucción de los hechos, y en afirmaciones a los medios, volvió a relatar su versión de lo ocurrido esa mañana de octubre de hace mucho más de 4 años. "Ellos (en referencia a los otros investigados) se lo llevaron, lo dejaron en Portugal desvisto a fin de que fuera a casa de su madre o donde fuera", ha insistido.

Con todo, y tras manifestar que "ni de coña" piensa que los otros 2 sospechosos van a quedar en independencia (como ha pedido su letrado), ha reconocido que no podría garantizar que fueron los autores de la desaparición de Carlos Alberto. "Lo que no sé es si fueron ellos o tuvieron un encargo de otra persona", ha apuntado.

Este investigado volvió a reiterar que no charló antes con la Policía pues Roberto y Marcos David lo conminaron a él y a su hijo (que asimismo estuvo detenido, al lado de una familiar, y los dos han quedado libres en sede policial).

Sobre las ocupaciones en teoría delictivas de la víctima, similares con irregularidades en la compraventa y arreglo de turismos, se ha con limite a indicar que "Carlos era un óptimo chaval, pero estafó a muchas personas". "Yo, en verdad, lo dije en su instante, y lo echamos de la nave", ha apostillado.

El letrado Manuel Carpintero, que protege a los 2 investigados que están en prisión provisional, mostró su seguridad en que éstos sean liberados próximamente (en verdad, se encontraba pensado que la Audiencia de Pontevedra deliberase este viernes sobre esto), ahora que la defensa como la Fiscalía piensan que "no hay rastros en coches para sostenerlos en prisión".

El letrado mantuvo que ni Roberto ni Marcos David tienen relación con el delito, al paso que el otro investigado "transporta incurriendo en contradicciones desde el comienzo" y en la reconstrucción de este viernes "ha contado su quinta versión" de los hechos.

Tras constatar la "probabilidad cero" de Sergio L.M., este letrado ha recordado que, así como figura en la causa, nuestro Sergio "se autoinculpó" comentando con otra gente, a las que aseguró que había matado a la víctima. "Va contra las patentizas. Si es cierto que no logró nada, y estuvo aguardando por el furgón, lo habitual sería haber dicho algo", aseguró Carpintero.

Por su parte, la letrada de la acusación (en representación de la familia de la víctima), Paula Diéguez, asimismo puso de manifiesto que la reconstrucción fue pedida exactamente por las contradicciones de Sergio y ha lamentado que, al no estar personada en el instante de su detención, no ha podido pedir su ingreso en prisión precautoria, y de ahí que es el único investigado que está en independencia.

No obstante, esta parte ha recurrido las necesidades de independencia del letrado de la defensa de Roberto y Marcos David, y demanda el ingreso en prisión precautoria asimismo de Sergio, en tanto que cree que "los tres fueron participantes de alguna forma".

Asimismo, ha reconocido que Carlos Alberto tenía múltiples demandas en contra en los juzgados de Vigo por supuestas estafas similares con compraventa de turismos y reparaciones urgentes irregulares. Precisamente, la nave alquilada por Sergio funcionaba como taller furtivo.

La investigación de este delito empezó en el mes de febrero de 2021, con el descubrimiento del cadáver (en estado de saponificación, semidesnudo y con un golpe en la cabeza) en un pozo ubicado en una finca de Cerquido en O Porriño.

Ante las adversidades para identificarlo, se hizo una complicada y atractiva diligencia, que fue la elaboración de una sucesión de retratos robot a través de una delicada y novedosa técnica de aproximación facial.

Este trabajo, adjuntado con el descubrimiento de un euro portugués al costado del cadáver, dejó detectar a la víctima más tarde, un hombre de 39 años, natural de la ciudad lusa de Viana do Castelo, cuya familia había denunciado su desaparición.

A partir de ahí, se precipitaron las pesquisas policiales, que terminaron con la detención de 4 hombres y una mujer. La mujer y entre los hombres (prima y también hijo de Sergio) han quedado libres en sede policial, al paso que, de los otros tres detenidos, 2 hombres ingresaron en prisión provisional, y un tercero quedó libre con la obligación de comparecer, todos ellos investigados por un viable homicidio o asesinato.

Al margen de la reconstrucción de este viernes, la instrucción está todavía en una etapa temprana, en tanto que quedan por efectuarse diligencias como afirmaciones de presentes o comprender los desenlaces del análisis del ADN que facilitó entre los investigados y que va a ser relacionado con una exhibe que apareció en el cuerpo de la víctima.

Más información

El investigado por el delito del pozo de O Porriño que está libre repite su inocencia, si bien cae en contradicciones