• domingo 29 de enero del 2023
728 x 90

El jurado afirma a la conductora del incidente de Ribeira culpable de homicidio doloso

img

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 23 Dic.

Tras prácticamente un par de días de deliveración, el jurado habitual ha proclamado unánimemente culpable de homicidio doloso a María del Pilar Fernández Patiño, la conductora que ocasionó el incidente mortal de Ribeira en el que murieron, en el mes de mayo de 2019, 2 jóvenes.

Con ello, los jurados eligieron por la versión protegida por la acusación especial, que creía que la mujer, aparte de ser responsable del incidente, actuó sabiendo que ponía en riesgo la vida de otra gente, al circular ebria, tras haber consumido medicamentos sedantes y a alta velocidad. El gerente de las familias de las víctimas solicita para ella 12 años de prisión.

Los hechos se generaron sobre las 18,35 horas del 4 de mayo de 2019, en el momento en que la mujer conducía por la carretera AC-305 (Padrón-Ribeira), a la altura de Palmeira. La acusada, conforme han contado los peritos en sede judicial, conducía bajo los efectos del alcohol y, además de esto, habiendo consumido medicamentos antidepresivos y antipsicóticos que tenía recetados.

Asimismo, circulaba a una agilidad excesiva, específicamente a unos 130 km por hora en el momento en que el límite de agilidad predeterminado era de 50-70 km/hora, dando bandazos del margen derecho al izquierdo de la carretera y llegando a irrumpir en múltiples oportunidades el carril opuesto, así como contaron múltiples presentes. La mujer terminó colisionando contra el vehículo en el que viajaba una muchacha pareja, asimismo vecinos de Ribeira, que resultaron muertos.

Durante el juicio, festejado en la sección sexta de la Audiencia de A Coruña, la acusada ha reconocido que ese día tomó "tres copas de vino" con un popular, si bien cinco horas antes del siniestro, y que se acostó al mediodía pues estaba "mareada". Del instante del choque, dijo no rememorar nada y aseguró que trató de suicidarse al saber que los jóvenes habían fallecido: "esperemos me hubiera fallecido yo". La defensa aducía que ella ignoraba los riesgos de conducir tras tomar medicación de este género y entremezclarla con alcohol y aventuraba que ha podido padecer un deslumbramiento.

Varios presentes contaron que en los instantes precedentes al choque vieron a la mujer manejando de manera imprudente, invadiendo el carril opuesto y a alta velocidad, mientras que han contado capítulos precedentes de inconvenientes de circulación.

Por su parte, la médico forense que la examinó determinó que la mujer era "siendo consciente de sus actos" y que no tenía perjudicadas sus habilidades cognitivas por el trastorno desadaptativo mixto que sufre. También han citado que, según refleja su crónica clínica, le fue correcto en múltiples oportunidades que no debía combinar alcohol con la medicación siquiátrica que tomaba.

Más información

El jurado afirma a la conductora del incidente de Ribeira culpable de homicidio doloso