• domingo 29 de enero del 2023
728 x 90

El letrado del maquinista del Alvia contribuye una versión de un archivo posterior a la que entregó Adif

img

La jueza censura la distribución "inesperada" de documentación y repudia ediciones en el calendario

SANTIAGO DE COMPOSTELA, diez Ene.

El juicio por el incidente del tren Alvia, ocurrido en el mes de julio de 2013 en Angrois (Santiago), se ha retomado este martes con el estudio de un archivo con alegaciones que presentó este lunes el letrado que ejercita la defensa del maquinista procesado en un caso así.

En su escrito, contribuye "lo que afirma que son las reglas de ingeniería que estaban actuales desde marzo de 2011", según ha constatado la jueza Elena Fernández Currás, quien dió un tiempo de 30 minutos a las partes para investigar el archivo y elegir si lo aportan a la macrocausa.

"Con ciento y pico mil folios de causa, me da completamente lo mismo tener unos folios mucho más", ha apuntado, por su lado, antes de incidir en que no tendría "ningún problema" en integrar el archivo "sin perjuicio" de que los presentes de las partes y los peritos judiciales, que declaran a lo largo de múltiples sesiones del mes vigente, "logren tener conocimiento de esto".

El letrado del maquinista Francisco Garzón, según la jueza, "hace una sucesión de alegaciones" en su escrito en el que señala que las reglas de ingeniería "fueron pedidas por el perito (César) Mariñas" y critica que "de mala fe Adif aportó unas que no estaban actuales" en 2011.

En preciso, la abogacía del Estado, que representa a Adif, entregó al juzgado de instrucción la versión 2.4.0, y la que distribución en este momento la defensa de Garzón es la 2.4.2.

Las reglas de ingeniería, cuyo creador es el especialista Jorge Iglesias, quien ahora declaró en el juicio, son las que establecen dónde detectar las transiciones de unos sistemas de control, mando y señalización a otros, y en ellas se fundamenta Adif para justificar el punto en el que puso el paso de 'ERTMS' a 'Asfa' en la línea del incidente, antes de la curva de A Grandeira, en el vecindario compostelano de Angrois, lo que supuso dejarla desamparada.

Sin embargo, Iglesias y otros especialistas informaron de que era viable haber situado la transición mucho más adelante o en nuestra estación, tal es así que A Grandeira sí habría contado con 'ERTMS', lo que, según estos expertos, habría eludido el descarrilamiento.

La versión mucho más reciente, la que este lunes entregó a la jueza el letrado que protege a Garzón, es la que señala que para elegir los puntos de transición hay que estudiar cada emprendimiento preciso.

Añade, según la juez, "una secuencia de títulos un poco peligrosos". De hecho, Fernández Currás ha considerado que "la primera mala fe procesal es la de la parte que hace este género de muestras en estos términos en el momento en que del cuestionamiento de las vigencias de las transiciones ahora se charló en este juicio".

"Ahora hubo presentes o presentes-peritos que declararon que no había ningún problema en llevar a cabo la transición en la estación o en la (señal) E8... Otros que afirmaban que no, que debía ser la E7", ha recordado.

Así, la jueza ha censurado "la aportación inesperada de esta documentación" y asimismo ha señalado que hasta la letrada de la interfaz de víctimas "cuestionó" si las reglas de ingeniería aportadas por Adif en etapa de instrucción "eran las actuales". "Se le mencionó que esas eran las que actuaban en la causa y que de existir otras ahora indagaría yo de ser preciso", ha apostillado.

En todo caso, según ha advertido la titular del juzgado, "lo que de ningún modo habrá" es "ninguna modificación del calendario a efectos de que los peritos logren tener en consideración nada".

Ni el fiscal ni el letrado del estado tienen conocimiento del escrito, al carecer del programa LexNET, según ha señalado la jueza, de ahí el receso, para proporcionarles traslado y que "lo logren apreciar".

Más información

El letrado del maquinista del Alvia contribuye una versión de un archivo posterior a la que entregó Adif