Crónica Galicia.

Crónica Galicia.

El Tribunal Superior de Galicia prohíbe la única mina de coltán en Europa debido a riesgos ambientales.

El Tribunal Superior de Galicia prohíbe la única mina de coltán en Europa debido a riesgos ambientales.

En un fallo reciente, la sección tercera de la Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha anulado el permiso concedido por la Xunta a la mina de coltán de A Penouta en Viana do Bolo, calificando el estudio de impacto ambiental como insuficiente.

La decisión se basa en la falta de consideración del impacto en la Red Natura 2000, un área vital para la conservación de la biodiversidad en Europa, en donde se encuentran presentes metales pesados en concentraciones que podrían afectar la salud de las poblaciones cercanas.

Esta mina, operada por la empresa canadiense Strategic Minerals, es la única fuente de coltán en Europa, un mineral esencial para la fabricación de dispositivos electrónicos como teléfonos móviles y tablets.

El TSXG ha estimado un recurso presentado por Ecoloxistas en Acción Galiza, destacando que la zona Pena Trevinca está directamente afectada por las emisiones y vertidos contaminantes generados por la actividad minera.

Los magistrados afirman que la falta de evaluaciones adecuadas en relación con el agua superficial, que presenta niveles de arsénico, mercurio, cadmio y plomo por encima de los límites permitidos, pone en riesgo la salud de la población circundante.

El tribunal también señala que la empresa no ha realizado mediciones sistemáticas de las emisiones contaminantes y que la monitorización de los niveles de metales pesados en el agua no ha sido suficiente para garantizar la protección del entorno natural y la salud de las personas.

En respuesta a las acusaciones, la empresa argumenta que la mina es vital para la economía local, proporcionando empleo a 129 familias y empresas auxiliares en la comarca de Viana do Bolo, con una inversión de 45 millones de euros.

Los jueces concluyen que las grietas en las viviendas cercanas a la mina, causadas por las explosiones utilizadas en la extracción de minerales, así como la presencia de metales pesados en cantidades peligrosas en las masas de agua, constituyen un riesgo significativo para la salud pública.

Ante la falta de seguimiento adecuado y la incertidumbre acerca de los riesgos para el medio ambiente y la salud humana, el TSXG determina que la actividad minera no debe continuar hasta que se realicen estudios exhaustivos sobre los niveles de contaminación presentes en la zona afectada.

La sentencia destaca la importancia del principio de precaución en materia ambiental y subraya que la protección de la biodiversidad y la salud de las personas debe ser primordial en la toma de decisiones relacionadas con proyectos industriales como la mina de A Penouta.

En resumen, la resolución del TSXG destaca la necesidad de proteger el entorno natural y la salud pública frente a los posibles impactos negativos de la actividad minera en la región de Viana do Bolo, recordando que la preservación de los ecosistemas es crucial para garantizar un futuro sostenible para todos.