• domingo 2 de abril del 2023
728 x 90

El TSXG rebaja de 23 a 20 años la condena de prisión impuesta al hombre que acuchilló a su pareja en As Gándaras (Lugo)

img

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 4 Ene.

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha rebajado de 23 a 20 años de prisión la pena de prisión impuesta al hombre que asesinó a navajadas a su pareja, en el mes de febrero de 2020, en una vivienda de As Gándaras (Lugo).

Tal y como comentan en un aviso, el prominente tribunal le ha impuesto la prohibición de aproximación o comunicación, por cualquier medio, con la madre, hijos y hermano de la víctima por un periodo de tiempo de 30 años, en vez de por los 33 fijados en la sentencia de primera instancia.

La Sala de lo Civil y Penal del TSXG, que ha estimado el recurso anunciado por el culpado, enseña que en el fallo emitido por la Audiencia Provincial de Lugo "no existe" la motivación sobre la determinación de la pena.

"No hay ni solo una referencia a situaciones relacionadas al creador o al propio hecho sobre las que asentar una condena a 23 años de prisión", remarca.

Los jueces recuerdan en la resolución "la incesante jurisprudencia del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional sobre la necesidad de motivación de las sentencias en lo que se refiere a la extensión de la pena".

Indican asimismo que la desaparición alevosa "ahora resulta considerada en nuestra penalidad ordinaria del asesinato", tal como que la relación sentimental "asimismo fué tenida presente en la apreciación de la agravante de vínculo".

Los jueces resaltan que el resto de los elementos que aparecen en la sentencia de la Audiencia Provincial de Lugo, entre ellos "buscar una coartada, adecentar la escena del delito u obstaculizar la acción policial", son "actos que no basan una mayor antijuridicidad o responsabilidad dignas de ser retribuidas en alza". Por consiguiente, han estimado el recurso de apelación y han rebajado la pena.

El TSXG admite en la sentencia el relato de hechos probados del fallo de la Audiencia Provincial de Lugo, en el que enseña que el Tribunal del Jurado consideró demostrado que, entre las 18 horas del 6 de febrero de 2020 y las 8 horas del día después, se inició una discusión entre el culpado y su compañera sentimental, que habían empezado la relación en verano.

Durante el avance de la disputa o una vez terminada, según la resolución, la mujer fue al baño, a donde minutos después se dirigió su pareja con un cuchillo, con el que le asestó, "con ánimo de matar", 4 puñaladas en el cuello, entre las cuales le seccionó la arteria carótida.

El culpado, según la resolución, se aprovechó de "la situación física que mostraba, tanto por el sitio en el que estaba -en el inodoro situado en un baño de pocas dimensiones-, como en atención al estado de intoxicación etílica que presentaba, unido a el consumo de fármacos que tenía pautados", que la dejaba en una situación de

"muy, muy escasa defensa".

La Audiencia señala que, en el instante de la agresión, el acusado, a pesar del trastorno por consumo de alcohol que sufría, "presentaba íntegra su aptitud de comprender y estimar".

El Tribunal del Jurado dedujo que su intención era matar a su compañera sentimental "de las pruebas periciales", ya que los forenses, según la sentencia, "fueron determinantes al finalizar que una cuchillada en el cuello debe considerarse una acción destinada a matar", puesto que comporta "un peligro escencial inequívoco".

Además, resaltaron que la trayectoria de la cuchillada logró que penetrase "de forma bastante en el cuello, seccionándole la arteria carótida". El Jurado asimismo estimó la concurrencia de la agravante de alevosía por desvalimiento, lo que implicó que los hechos fueran constitutivos de asesinato, en vez de homicidio, ya que comprendió que el culpado se aprovechó de una particular situación de desamparo de la víctima, la que impidió "cualquier manifestación de defensa".

Por último, comprendió que el acusado presentaba "una lucidez incompatible, no solo con el brote psicótico que adujo, sino más bien aun con una ingesta alcohólica que le minorase sus habilidades". Para ello, se fundamentó en los reportes forenses y en "los actos siguientes llevados a cabo por el acusado", que limpió el baño y, más tarde, llamó por teléfono a sus progenitores "hasta en tres oportunidades", para tramar con ellos "una coartada que habrían de sostener adjuntado con su hermano, quien al final se retractó de lo en un inicio sostenido".

Apuntan por último que contra la sentencia del TSXG cabe enseñar recurso de casación frente al Tribunal Supremo.

Más información

El TSXG rebaja de 23 a 20 años la condena de prisión impuesta al hombre que acuchilló a su pareja en As Gándaras (Lugo)