• martes 16 de agosto del 2022
728 x 90

En prealerta por escasez de agua las cuencas del río Anllóns y Lérez y en rastreo los embalses de Baiona y Zamanes

img

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 4 Ago.

La Xunta de Galicia ha extendido la prealerta por escasez de agua a la cuenca del río Anllóns, aparte de sostenerla en la del río Lérez. A eso suma en este momento el rastreo de la situación de los embalses de Baiona y Zamanes.

La directiva de Augas de Galicia, Teresa Gutiérrez, ha encabezado este jueves la asamblea de la Oficina Técnica da Seca, donde asimismo participaron Protección Civil, Meteogalicia y la Consellería do Medio Rural.

Allí, han acordado sostener la declaración de sequía prolongada en toda la Demarcación Hidrográfica de Galicia-Costa y se ha analizado la evolución de la situación hidrológica y meteorológica de los diferentes cauces de la Demarcación, "confirmándose la continuidad de la anomalía hidrológica que se advierte desde principios de año".

En lo relacionado a la meteorología, el mes de julio fué muy seco y las previsiones para agosto indican falta de precipitaciones. A este respecto, especifican que los caudales circulantes registraron en el mes de julio valores inferiores a los comunes para esta época del año --un 34,4% abajo-- de la media de los últimos diez años.

Se valora además de esto, señalan, un empeoramiento respecto a mediados de julio, donde los caudales estaban un 20% bajo la media histórica.

En cuanto a la ocupación de hoy de los embalses de abastecimiento de la Demarcación Hidrográfica Galicia-Costa, a 1 de agosto era del 82,81%, un 11% inferior a la ocupación del mismo periodo de tiempo para el año 2021. En general, los embalses registran valores de ocupación inferiores a los escenarios medios para esta época.

Por otro lado, en la asamblea asimismo se intentó la activación de la prealerta por escasez en la región pertinente al sistema de explotación del río Anllóns y a la costa de A Coruña hasta el límite con Arteixo.

Destacan que la idea está alentada por los datos de la estación de aforo del río Anllóns, que detallan un drástico descenso de los caudales en el último mes, y por las previsiones de falta de lluvias a corto-medio período.

Sobre el río Lérez, Xunta y municipios han acordado achicar el consumo de agua y enfrentar el episodio con información, coordinación y compromiso.

Según narran, tras un drástico descenso de los caudales en las primeras semanas de julio, la cuenca tiende a sostenerse permanente desde la segunda quincena del mes, "pero aún registra un caudal circulante bajo".

En este contexto, el Gobierno gallego trabaja en el estudio de resoluciones elecciones para efectuar aportaciones de agua al río Lérez. Entre ellas, el análisis del agua del hueco minero de Ventoxo, en Forcarei, para corroborar si cumple los requisitos de calidad para dar caudal al Lérez.

Por último, y teniendo en cuenta la situación meteorológica registrada desde principios de año, el descenso de las reservas de agua registrado y el incremento de la población estival en la región sur de la demarcación, se efectuará una opinión particularizada y un rastreo completo de los embalses de Baiona y Zamanes, que proveen a Baiona, Nigrán, Gondomar y una parte de Vigo.

Para ellos ofrecen que se comiencen a tomar exactamente las mismas medidas que en los municipios que tienen ahora activada la prealerta por escasez, dada la situación de los 2 embalses y la alta demanda que estos ayuntamientos registran en verano.