• jueves 9 de febrero del 2023
728 x 90

Estafas en la compraventa de automóviles estarían tras el delito del pozo de O Porriño, según concluye la Guardia Civil

img

VIGO, 28 Dic.

La Guardia Civil ha concluido que el fundamento del homicidio del pozo de O Porriño podría estar relacionado con estafas que en teoría la víctima hacía en el ámbito de la compraventa de automóviles.

Así lo ha señalado la Benemérita en un aviso después de las actuaciones practicadas para intentar aclarar los hechos, una vez que en el mes de febrero de 2021 apareciera el cuerpo sin vida de un ciudadano portugués en un pozo de esa ciudad pontevedresa.

Tras detectar a la víctima el mes pasado de abril, la investigación, tutelada por el Juzgado de Instrucción número 3 de O Porriño, logró reconstruir los últimos movimientos populares completados por el fallecido.

Así se determinó que había desaparecido el día 13 de octubre de 2018 en Vigo. Después se identificó a los presuntos autores materiales del hecho, con lo que la semana pasado cinco personas fueron detenidas.

De ellas, 2 fueron puestas en independencia ahora en sede policial y tres pasaron predisposición judicial, decretándose el ingreso en prisión de 2 hombres y quedando un tercero en independencia, los tres investigados por los delitos de homicidio y detención ilegal.

El cuerpo fue encontrado por un usado de una compañía de limpieza, que iba a efectuar unos trabajos en una nave, en el mes de febrero del año pasado. El cadáver se encontraba muy deteriorado y, al lado del cadáver, que tenía señales de crueldad, se hallaron asimismo las llaves de un vehículo viejo marca Renault y una llave usual, tal como monedas acuñadas en Portugal.

Los métodos de estudio genético no dejaron la identificación del hombre, con lo que se recurrió a esas técnicas de antropología forense. Los especialistas concluyeron que el fallecimiento se causó entre 2017 y 2020, y que el cuerpo pertenecía a un hombre de entre 30 y 40 años de edad, de 1,75 metros precisamente de estatura, y de complexión fuerte.

La identificación del cuerpo fue viable merced a la difusión de un retrato robot, que fue visto por la madre del fallecido, reconocimiento que podría tratarse de su hijo. Finalmente, tras la realización de pruebas de ADN, el resultado fue positivo.

Más información

Estafas en la compraventa de automóviles estarían tras el delito del pozo de O Porriño, según concluye la Guardia Civil