• viernes 24 de marzo del 2023
728 x 90

Estudian los probables daños en el edificio contiguo al instituto de Ourense en el que cayó un muro

img

Los vecinos del inmueble prosiguen fuera de sus viviendas, mientras que el instituto se elaborar para retomar las clases este viernes

OURENSE, 2 Mar.

Técnicos del Ayuntamiento de Ourense y del servicio de bomberos de la región trabajan en la elaboración de reportes para saber los probables daños del edificio contiguo al muro desplomado sobre el patio del instituto Cardenal Cisneros, que prevé retomar la actividad laborable este viernes.

El edil de Seguridad Ciudadana, Telmo Ucha, ha movido que los bomberos y especialistas del departamento de Urbanismo y también Infraestructuras, están en el centro desde primera hora de la mañana para trabajar en los reportes.

Las causas del hecho registrado hacia las 16,00 horas del miércoles señalan a las proyectos de acometida de gas que se realizan en la calle Fonte do Monte. Estas tareas provocaron la perforación de la canalización de agua, que acabó por reventar el muro y unas escaleras, caídas sobre el patio del centro.

"Va a haber que ver de qué forma está todo y para esto requerimos los reportes que harán los bomberos y los profesionales de Infraestructuras y Urbanismo, lo esencial es la seguridad antes que la prisa", ha señalado el concejal.

Así ya que, mientras que no se conozca la llegada de los daños, los vecinos del edificio y la vivienda anexa al centro educativo no van a poder regresar a las casas.

"La casa, que está mucho más cerca, fué la mucho más perjudicada. Se vino prácticamente toda abajo, esa es prácticamente seguramente no se marcha poder ocupar", avanza el edil.

En cuanto al edificio anexo, de momento no pudieron regresar a las casas y las familias prosiguen en viviendas de familiares y en un hotel de la región a espera de la resolución, tras recomendársele durante el día de ayer no pasar la noche para cerciorarse de que no había daños estructurales.

"Fué una noche de hotel y pienso que alguna mucho más aún va a haber. Dependemos de los reportes de los especialistas y en relación los tengamos la primera cosa que vamos a hacer va a ser comunicárselo a los damnificados. Pero hay que asegurar que logren regresar de manera segura", ha insistido el concejal de Seguridad Ciudadana.

La previsión es tener estos reportes "lo antes posible", pero "no es un servicio solo el que hace esos reportes, son múltiples los profesionales comprometidos, con lo que transporta su tiempo".

Mientras tanto, en el patio del centro trabajan en la retirada de escombros, barro y agua, para regresar este viernes a las clases "con normalidad" y "con todos y cada uno de los servicios que el centro oferta", si bien con el patio sellado.

También se ha referido a este hecho, a cuestiones de los medios a lo largo de la rueda de prensa del Consello de la Xunta de este jueves, el presidente gallego, Alfonso Rueda, que ha desligado de compromiso de los sucedido a la administración autonómica.

El gobernante ha recordado que el centro educativo perjudicado es de carácter privado y que las proyectos que provocaron el inconveniente no son promovidas por la Xunta, con lo que ha lamentado el "muy poco afortunado" mensaje del alcalde ourensano, Gonzalo Pérez Jácome, que publicó un 'tweet' en el que responsabilizaba al Gobierno gallego.

Tras felicitar a la dirección del instituto por su contestación frente a lo acaecido con la "rápida" evacuación de estudiantes y trabajadores, Rueda ha subrayado que la Xunta "como es natural" hace inspecciones periódicas en los centros académicos de Galicia, si bien, en cualquier caso, éstas "no podrán eludir, lamentablemente" que "en algún instante" se generen "hechos como este".

Así las cosas, ha subrayado que lo acaecido en el Cardenal Cisneros "no es para nada comparable" con lo ocurrido en el IES Julio Nespereira, donde un alumno murió en el mes de octubre de 2022 tras caerle encima un muro de un vestuario.

Más información

Estudian los probables daños en el edificio contiguo al instituto de Ourense en el que cayó un muro