Crónica Galicia.

Crónica Galicia.

Galicia registra una tasa de feminicidios de 2,61 por millón de mujeres desde 2003

Galicia registra una tasa de feminicidios de 2,61 por millón de mujeres desde 2003

La comunidad no registró feminicidios en su territorio en 2022, pero una gallega murió a manos de su pareja, también gallego, en Tenerife.

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 26 Dic. - Según el 'Informe sobre víctimas mortales de la violencia de género y doméstica en el ámbito de la pareja o expareja durante 2022', publicado por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial, Galicia se sitúa en el 15º puesto de comunidades autónomas con una tasa de feminicidios de 2,61 por cada millón de mujeres en el periodo comprendido entre 2003 y 2022.

En 2022, en España se registró una mujer asesinada cada 7,5 días debido a la violencia de género. A pesar de esto, Galicia no tuvo ningún caso de muerte por violencia de género en su territorio. No obstante, una mujer gallega de 82 años de Vigo fue asesinada por su esposo, también gallego, en la localidad tinerfeña de Los Cristianos en marzo de este año.

En total, durante el año 2022, se produjeron 49 asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o exparejas. Esto supone la tasa de feminicidios más baja en toda la serie histórica del país, con una cifra de 2,36 asesinatos por cada millón de mujeres. En la Comunidad Autónoma de Galicia, esta tasa fue de 1,36 muertes por violencia de género por cada millón de mujeres.

A pesar de que el número de víctimas mortales por violencia de género se mantuvo igual que en 2021, con un total de 49 casos, esta cifra sigue siendo considerada "intolerable" por el Observatorio debido a que son asesinatos machistas. Por lo tanto, se insiste en la necesidad de mantener y mejorar las políticas públicas de protección a las víctimas de la violencia de género.

De las 49 víctimas, el 40,8% había presentado denuncia previa, y de esas 20, 14 seguían conviviendo con sus agresores al momento de los hechos. Además, se registraron dos víctimas menores de edad, un niño y una niña, y 37 menores quedaron huérfanos a lo largo del año.

A lo largo del año 2022, solo cinco comunidades autónomas no tuvieron casos de feminicidios: Asturias, Cantabria, Baleares, Galicia y La Rioja. Por otro lado, Castilla-La Mancha fue la región más afectada, con una tasa de feminicidios de 8,08 por cada millón de mujeres mayores de 15 años. Madrid, Barcelona y Sevilla fueron las provincias con mayor número de asesinatos machistas.

El perfil de las víctimas de violencia de género no se limita a nacionalidad, grupo étnico, clase social, nivel de estudios o edad. La edad promedio de las mujeres asesinadas en 2022 fue de 44,6 años, similar a la del año anterior. La víctima más joven tenía 17 años y la más anciana, 88. Casi la mitad de las mujeres asesinadas se encontraban en el rango de edad de 26 a 45 años, a pesar de que este grupo representa menos de un tercio de la población femenina mayor de 25 años.

Un 67,3% de las mujeres asesinadas en 2022 eran españolas, mientras que el 32,7% eran de otras nacionalidades, un porcentaje inferior al promedio histórico de 2003 a 2022. En 5 de los 49 casos analizados, la agresión también afectó a personas cercanas a la víctima, lo que causó 6 víctimas mortales adicionales. En total, se registraron 58 casos de homicidio múltiple con un total de 69 personas asesinadas desde 2003 hasta 2022.

Tres de cada cuatro mujeres asesinadas en 2022 (37 de 49) convivían con su agresor en el momento del crimen, un porcentaje superior al promedio histórico. Los asesinos más comunes fueron los esposos de las víctimas, seguidos por las parejas, las exparejas y los exmaridos.

En resumen, a pesar de que Galicia no registró feminicidios en su territorio en 2022, se han producido víctimas de violencia de género en otras partes del país. La tasa de feminicidios en Galicia es relativamente baja en comparación con otras comunidades autónomas, pero cualquier caso de asesinato machista es considerado intolerable. Se destaca la importancia de mantener y mejorar las políticas de protección a las víctimas de la violencia de género.