Crónica Galicia.

Crónica Galicia.

Galicia sin voto rogado: penden las elecciones y la participación en el aire

Galicia sin voto rogado: penden las elecciones y la participación en el aire

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 15 Jul.

El fin del voto rogado para el censo de residentes ausentes (CERA) en las próximas elecciones generales devuelve las facilidades para los más de 472.000 ciudadanos gallegos con derecho a sufragio el próximo 23 de julio. El peso de la emigración gallega asciende al 17% del censo de los 2.688.623 llamados a votar, lo que sitúa a la Comunidad gallega con el mayor número de personas que viven fuera del territorio gallego con este derecho.

Además, dado que la legislación restringe el voto CERA en las municipales, el CERA provoca un incremento en los gallegos llamados a las urnas el próximo 23 de julio, con un total de 462.661 más que en la cita de mayo, prácticamente las cifras de que se corresponden con los residentes ausentes. De ese censo en el exterior, Argentina se mantiene como el país con mayor peso de los emigrantes ya que en ese país hay 165.933 personas con derecho a emitir su voto en las generales.

Además, le siguen en América los siguientes países: Cuba (44.831), Brasil (44.665), Uruguay (36.667), Venezuela (26.734), Estados Unidos (21.665), México (12.696), Chile (3.892), Panamá (3.321) y Canadá (2.201). Por su parte, Suiza encabeza el peso de la emigración en Europa, con 33.921 llamados a votar, seguida de Francia (17.371), Alemania (15.267), Reino Unido (13.508), Portugal (4.008), Países Bajos (2.861), Bélgica (2.556), Andorra (2.706), Italia (1.390) e Irlanda (793).

En las últimas elecciones generales de noviembre de 2019, con el sistema de voto rogado todavía vigente, del total de 461.344 personas con derecho a voto solo ejercieron su derecho 16.769, un 3,63% de participación.

Precisamente en la participación en estos comicios ponen el foco los partidos políticos, consultados por Europa Press, y, más en concreto, PP y PSOE creen que serán las elecciones de los "dos dígitos", en palabras del candidato socialista César Mogo, o, como dijo a Europa Press el responsable nacional del PP en Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, los comicios en los que la afluencia a las urnas vuelvan a situarse sobre el 15 por ciento, incluso.

Es, para socialistas y populares, una primera cita en la que testar el nuevo sistema de voto, del que afirman que las "garantías" están aseguradas para preservar la calidad democrática.

En ninguno de los dos casos consideran que vaya a decantar el sentido final de los escaños, salvo que quedase un resultado muy ajustado en la noche electoral, al respecto de lo que Rodríguez Miranda pone el acento en una cuestión: si se recontasen la misma noche del 23 de julio no se sacaría esa conclusión de que mueve el voto, pero como tiene esta especificidad, se le achacan esas características.

"El futuro nos dirá a qué nivel despegamos", ha enfatizado Rodríguez Miranda, mientras que el candidato del PSOE al Senado por Lugo, César Mogo, augura un "incremento notable" de la participación, la cual espera que sea "la cabeza de puente" para ir "recuperando niveles en próximos comicios".

En esta coyuntura, la responsable del área de Organización en la Executiva del BNG, Lucía López Sobrado, se ha fijado en el peso del voto CERA para señalar el "drama" de la emigración en Galicia, ya que supera a la media del Estado y supone el 17,6 por ciento del censo gallego, llegando al 30 por ciento del censo en Ourense y el 21 por ciento en Lugo.

Así, considera un "riesgo serio" de alterar la voluntad popular, puesto que el sistema "vuelve a no ser garantista" y ha recordado que "aquí votaron hasta los muertos". En este sentido, el BNG expresa que es partidario de que se facilite el voto de manera ágil y rápida, porque en muchos casos se trata de recorrer "kilómetros y kilómetros", pero entiende que "hay que garantizar la identidad y no está siendo así, puesto que queda a expensas de la normativa de cada país".

En declaraciones a Europa Press, el responsable de Emigración en la dirección del PP, ha recordado que el trabajo de Galicia con la emigración es "cotidiano y permanente", como así lo ha refrendado también como responsable de estas políticas en la Xunta. En este sentido, ha dicho que los cambios electorales que hubo en los distintos años "no determinaron un cambio en la acción política y, por supuesto, tampoco en el PP".

De esta manera, ha defendido que en el PP de Galicia "siempre tuvieron muy presentes y nunca cambiaron" su relación con la emigración al margen de la implantación del voto rogado. En este sentido, ha dicho que la presencia y campaña política se mantiene sin "tener que hacer ningún cambio", salvo que sí son "conscientes" de que es preciso dar a conocer el cambio del sistema electoral, una de las acciones en las que se ha centrado el hacer. "Lo que queremos es fomentar la participación", ha enfatizado Rodríguez Miranda, seguro de que "va a mejorar" la movilización de los gallegos en el exterior frente a los comicios anteriores.

En una línea similar se ha mostrado el que también fue ponente de la reforma legislativa por el PSOE, César Mogo, quien sostiene que se trata de una primera cita para seguir "in crescendo" en las siguientes citas. Además, en cuanto a la campaña socialista, que realizan las agrupaciones exteriores --con más presencia en América y los países de Europa--, Mogo ha augurado que el voto CERA "va a reconocer el trabajo en el exterior" y va "a reforzar la candidatura del PSOE".

También el BNG con sus "candidatos en la emigración" piden en este caso que se vote "pensando en que los nacionalistas defenderán los intereses de Galicia" y en esa línea trabajan con las comunidades gallegas en el exterior.

Las subdelegaciones del gobierno en Galicia han dispuesto 34 millones de papeletas para que puedan votar los gallegos inscritos en el Censo de Residentes Ausentes (CERA), que corresponden al juego completo de todos los partidos para el Congreso y el Senado.

Hay 144 países en los que están registrados gallegos, de los cuales en 89 hay 50 o menos votantes y, de ellos, en 19 solo hay una persona censada y en 14 países, dos personas censadas.

Tal y como explica la Delegación el Gobierno, las subdelegaciones facilitan el contenido de los sobres que están llegando a las personas en el exterior.

La documentación se remite a través del INE en dos envíos, uno con sobres de votación y la dirección de la junta electoral competente; los certificados de inscripción en el censo y una hoja informativa y, en un segundo envío postal, los electores reciben las papeletas.