Hombre condenado a 47 años por hacer la vida de su pareja un "horror".

Hombre condenado a 47 años por hacer la vida de su pareja un

El hombre que ha sido condenado por la sección cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra a 47 años de cárcel, ha sido declarado culpable de múltiples delitos cometidos en el ámbito de la violencia de género en contra de su pareja, una chica de 19 años con quien compartió convivencia en varias localidades, entre ellas Lalín.

El comportamiento del acusado comenzó como una actitud posesiva y violenta, que se intensificó con el tiempo. La víctima fue objeto de insultos, amenazas y agresiones físicas que consistían en bofetadas, patadas, puñetazos y golpes por todo el cuerpo, incluso llegando a perder el conocimiento. También la retorcía los dedos de las manos y las muñecas, le tiraba del pelo y le apretaba el cuello o le daba latigazos con varas y cables hasta convertir su vida en un auténtico horror y someterla a su voluntad.

Las magistradas responsables del caso señalaron que el acusado actuó con absoluto desprecio hacia la víctima, a quien consideraba como su propiedad. Su comportamiento agresivo y violento provocó en la chica un gran padecimiento físico y psíquico, y un temor y miedo constante en la relación de pareja. El acusado también controlaba impidiéndole el contacto con su familia o allegados, reteniendo su móvil o permitiéndole usarlo solo en su presencia, llegando incluso a quitarle su tarjeta sanitaria para impedir que recibiera atención sanitaria cuando sufría lesiones por sus agresiones.

La lista de agresiones es alarmante: el acusado le rompió varias piezas dentales a golpes, le rompió el tabique nasal dos veces, le causó fracturas en las costillas, húmeros y fémures, la obligaba frecuentemente a dormir en el suelo con la perra, a estar de rodillas en el suelo durante horas, y mantener relaciones sexuales aunque ella no quisiera, le retorció tantas veces las orejas que le rompió los cartílagos y se las deformó totalmente, entre otras vejaciones y ataques.

Además de la condena a prisión, el acusado debe indemnizar a la víctima con 150.000 euros por las lesiones, secuelas y el daño moral causado por su comportamiento.

Tags

Categoría

Galicia