Crónica Galicia.

Crónica Galicia.

"Inicia la temporada de incendios con la meta de reducir daños a menos de 18.500 hectáreas"

Con la llegada del verano se pone en marcha un despliegue de unos 7.000 efectivos y 30 medios aéreos en Galicia, en previsión de un periodo estival que se anuncia como "más cálido" y "más seco" de lo habitual.

La temporada de alto riesgo de incendios comenzará el 1 de julio y se extenderá hasta el 30 de septiembre, con el objetivo de limitar la superficie quemada en Galicia a menos de 18.489 hectáreas en el año 2024.

Durante los meses de julio, agosto y septiembre se mantendrá activado el plan de lucha contra el fuego (Pladiga), con la posibilidad de extenderse hasta octubre si las circunstancias lo requieren.

En lo que llevamos de año, los incendios en Trabada y Crecente han sido los que han afectado a una mayor extensión de terreno, con 190 y 170 hectáreas quemadas respectivamente.

En el año 2023 se registraron un total de 6.749 hectáreas quemadas, una fuerte disminución respecto a las más de 51.000 hectáreas arrasadas en la ola de incendios del 2022. Con el objetivo de no superar las 18.489 hectáreas en 2024, se marca un descenso frente a la media de 19.792 hectáreas que se había establecido como referencia para el 2023.

Todo esto se desarrolla en un contexto de verano que se pronostica "más cálido" y "más seco" de lo habitual en toda Galicia, según el avance de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) para esta temporada estival.

Para hacer frente a esta situación, se contará con alrededor de 7.000 efectivos, divididos entre unos 3.000 de la Xunta y unos 4.000 del Gobierno central. También se desplegarán 380 motobombas y una treintena de medios aéreos para apoyar las labores de extinción.

La Axencia Galega de Emerxencias (Axega) colaborará con su Grupo de Apoio Loxístico (GALI), que dispondrá de medios técnicos como seis drones y tres cisternas nodrizas con capacidad de 25.000 litros cada una, además de reforzar el personal operativo disponible.

Por su parte, el Gobierno utilizará 30 drones en el marco de la Operación Centinela para vigilar los montes, contando con un nuevo dron de ataque terrestre adquirido por la UME.

Además, la Xunta podrá acceder a imágenes del sistema Copérnico de vigilancia por satélite a través de la Dirección General de Protección Civil del Ministerio del Interior.

La Consellería do Medio Rural ha adquirido seis nuevas máquinas hidrostáticas polivalentes para reforzar las labores de prevención y extinción de incendios.

El sistema de videovigilancia también se amplía con 24 nuevas cámaras, totalizando 177 cámaras en 88 localizaciones para cubrir más del 85% del territorio gallego.

Para denunciar actividades delictivas relacionadas con incendios, se ha habilitado el teléfono anónimo y gratuito 900 815 085, así como el servicio de emergencias 085 para informar sobre fuegos forestales.

Otros objetivos para este verano incluyen no superar los 314 incendios con más de 0,5 hectáreas quemadas, reducir la media de hectáreas quemadas por incendio a menos de nueve y limitar a 7.488 hectáreas la superficie arbolada afectada por el fuego.

Asimismo, se busca mantener por debajo del 2% los incendios superiores a 25 hectáreas y que los incendios de una hectárea o menos representen más del 70% del total.

En cuanto a las situaciones de nivel 2, se pretende reducir las activaciones a un mínimo, habiendo tan solo dos en 2023 en comparación con las 21 de 2022.

La inspección sobre el cumplimiento de la limpieza de las franjas de seguridad se realizará a lo largo de la temporada, con un total de 165.000 notificaciones a propietarios por falta de gestión de biomasa en el año 2023.

Las parroquias de alto riesgo de incendio en este año 2024 se mantienen en 40, siendo la provincia de Ourense la que concentra la mayoría, con 28 parroquias en 16 municipios. A menor escala se encuentran Pontevedra (6), A Coruña (5) y Lugo (1).

Como en años anteriores, el listado de parroquias incendiarias se mantiene en 40, con tres nuevas incorporaciones y tres salidas tras mejorar su historial de incendios.

Las parroquias de alto riesgo de incendio se caracterizan por acumular una media de siete incendios o más al año en los últimos cinco años, o haber sufrido dos incendios de más de 200 hectáreas en la última década.

En 2024 se añaden al listado las parroquias de San Millao en Cualedro, Santigoso en A Mezquita y Boiro en A Coruña, mientras que salen Requeixo en Chandrexa de Queixa, Parada da Serra en A Gudiña y Ribeira en A Coruña.

En resumen, Galicia se prepara con determinación para afrontar la temporada de incendios forestales con un plan integral y recursos suficientes para proteger su territorio y evitar catástrofes como en años anteriores.