Jácome amenaza con consecuencias para aquellos que lo critiquen

Jácome amenaza con consecuencias para aquellos que lo critiquen

Queda aprobada una modificación presupuestaria de 5,5 millones de euros, en un pleno marcado por los reproches del alcalde a funcionarios

OURENSE, 27 Nov.

El Ayuntamiento de Ourense ha celebrado su cuarto pleno extraordinario del mes de noviembre para aprobar una modificación presupuestaria de 5,5 millones de euros, destinada a pagar deudas con proveedores. Durante la sesión, el alcalde no ha dejado de reprochar a los funcionarios su supuesta negligencia.

La sesión plenaria, convocada con urgencia, tenía como objetivo corregir un error en un expediente que había sido aprobado inicialmente en un pleno el pasado mes de septiembre. El interventor municipal había advertido de un error en el código identificativo de una partida relacionada con la concesionaria del agua.

El portavoz del BNG, Luis Seara, manifestó su opinión al respecto, pero el alcalde no le permitió intervenir y retiró la palabra tanto a Seara como al portavoz del BNG, acusándolos de negligencia. Esta actitud por parte del alcalde generó un debate tenso y largo, en el que se lanzaron acusaciones hacia los funcionarios municipales.

Pérez Jácome, el regidor municipal, trató de resolver el problema mediante un decreto para evitar que la modificación volviera al pleno. Sin embargo, el BNG presentó una alegación contra la aprobación inicial de la modificación, y el gobierno municipal tuvo que admitirla parcialmente para validar el decreto ya firmado.

Pérez Jácome acusó a los nacionalistas de buscar entorpecer el pago a los proveedores y de no preocuparse por el bienestar de los mismos o por el impacto económico que podría tener esta demora. Seara, por su parte, explicó que presentaron la reclamación para evitar que el pleno se convirtiera en una mera representación sin validez legal.

La concejala socialista María Fernández destacó que el alcalde podría haber resuelto el problema en septiembre si hubiera admitido su error y convocado un pleno extraordinario para subsanarlo. Pérez Jácome respondió que la demora se debía a la terquedad de los demás grupos políticos y a su mal asesoramiento.

El alcalde también señaló que los funcionarios no podían replicar a sus comentarios, ya que según él no tienen derecho a dar su opinión sobre su gestión. Además, acusó a algunos trabajadores municipales de actuar con mala fe y de tener ciertos desórdenes mentales.

Finalmente, Ana Méndez, del Partido Popular, declaró que los errores deben corregirse y que los proveedores deben cobrar. La modificación presupuestaria fue aprobada con los votos del DO y PP, la abstención del PSOE y el voto en contra del BNG.

Al finalizar la sesión plenaria, Pérez Jácome anunció que se celebrará otro pleno extraordinario el martes para tratar otras modificaciones presupuestarias. También insinuó que el interventor estaba actuando con picaresca al no haber entregado los informes requeridos, y advirtió que si no se informaba debidamente, podría convocar el pleno sin esos informes.

El interventor intentó intervenir, pero el alcalde le recordó que solo podía hablar para advertir sobre temas legales o ilegales, y así se puso fin a la sesión plenaria.

Categoría

Galicia