• jueves 9 de febrero del 2023
728 x 90

La Audiencia ratifica que los Franco no forman un conjunto de particular protección y no hubo allanamiento en Meirás en 2017

img

Desestima los elementos y asegura el fichero de la demanda de la fundación y los familiares del dictador por Meirás

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 7 Dic.

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de A Coruña confirmó el fichero de la demanda presentada por la Fundación Franco y otros familiares del dictador contra el conjunto de activistas llamado '19 de Meirás' --fueron investigados 17--, que desplegaron pancartas en una queja en el año 2017 donde solicitaban la restauración para la titularidad pública del pazo situado en Sada (A Coruña).

Así, en el coche que desecha los elementos mantiene que es imposible estimar que hubo allanamiento, tal como tampoco se puede estimar a los Franco un conjunto de particular protección amparado por la ley.

Entre los competidores de aquella queja estaban múltiples líderes del BNG, entre ellos, el diputado en el Congreso, Néstor Rego. En la acción, los activistas desplegaron un enorme faldón en el que se podía leer 'O Pazo é do Pobo Galego' --el pazo es del pueblo gallego--, tal como 'Franquismo, jamás mái' --franquismo, jamás mucho más-- y una bandera de Galicia con la estrella roja.

Concretamente, la Audiencia de A Coruña ha desechado los elementos de apelación presentados por la Fundación Nacional Francisco Franco y otros familiares del dictador contra la resolución del Juzgado Mixto número 2 de Betanzos de archivar la causa abierta por una queja en el pazo de Meirás en el año 2017, sobreseimiento que en consecuencia asegura.

En relación al delito de odio que denunció la fundación y la familia Franco, la salón comprende que no puede existir por el hecho de "encaramarse a entre las soberbias torres del Pazo de Meirás y exhibir una pancarta reivindicativa de la titularidad pública de ese Bien de Interés Cultural en un convergente contexto popular de reclamación por la parte de la ciudadanía".

Entienden los jueces que tampoco cabe estimar que la familia Franco cumpla los requisitos de ser parte de ningún conjunto al que la ley reconozca particular protección, que "va a haber de conectarse con las referencias circundantes a la orientación o identidad sexual y a las causas de género, patología o discapacidad, logrando realmente bien interpretarse como una decisión de hábitos y composición familiar inhabitual o menos corriente que la mayoritaria".

También desechan el delito de allanamiento de morada, al no poder "predicarse la presencia de una privacidad reservada a unos potenciales moradores en las ubicaciones de paso del interior del pazo", en tanto que en los instantes de la queja, el inmueble se encontraba en horas de apertura a visitas guiadas.

La salón tampoco piensa que se cumplan las condiciones que la jurisprudencia pide para estimar que la gente que lideraron el acto reivindicativo hubieran cometido un delito de daños.

Los hechos se remontan por la mañana del 30 de agosto de 2017, en el momento en que este conjunto de individuos accedieron tanto a la finca, al interior del Pazo como a su cubierta, tras escalar por los muros perimetrales de la propiedad.

Según recopila el atestado la Guardia Civil de Sada, entre los conjuntos continuó en el jardín del Pazo, ciertos de ellos subidos a las balaustradas, con pancartas en las que se leía 'Que nos devolvan o roubado. Franquismo jamás máis'. El otro subió al tejado del torreón, donde desplegaron una pancarta vertical por medio de la testera del Pazo con el lema 'O Pazo é do Pobo Galego. Franquismo jamás máis'.

En su resolución, la juez de primera instancia de Betanzos cree que "no puede atribuirse la compromiso a todos los intervinientes, de una manera genérico, personalizado o discriminado", puesto que no puede determinarse "en ninguno de los investigados" que se causaran daños en la cubierta y muros del inmueble.

Por tanto, al no manifestarse "adecuadamente justificada la perpetración de los delitos", tal como la viable persona individualmente responsable, se decidió pactar el sobreseimiento provisional y fichero de la causa en frente de 17 de los investigados.

El juzgado fundamentó la resolución en los razonamientos del Tribunal Supremo, que asimismo declaró en el mes de marzo de 2021 el fichero de las actuaciones consecutivas, por su condición de aforado, contra nuestro Néstor Rego.

El prominente tribunal consideró entonces que no concurría el delito de odio ni tampoco un delito de allanamiento de morada, ya que los demandantes "no son un conjunto minoritario que requiera una particular protección". Además, resaltó que a lo largo del ingreso se se encontraba construyendo una visita dirigida en el pazo.

Del mismo modo, el Supremo comprendió que la actuación de cada interviniente instantaneamente en el que se generaron los daños en la cubierta y muros del pazo de Meirás "no puede ser personalizada", mientras que destacó que "tampoco resulta acreditada la intención dolosa y conjunta por la parte de los participantes en la reivindicación de llegar al acuerdo de generar estos daños".

Más información

La Audiencia ratifica que los Franco no forman un conjunto de particular protección y no hubo allanamiento en Meirás en 2017