Crónica Galicia.

Crónica Galicia.

La CIG enfrenta a la Seguridad Social por violar la privacidad de las mujeres en licencia por menstruación o aborto.

La CIG enfrenta a la Seguridad Social por violar la privacidad de las mujeres en licencia por menstruación o aborto.

La Confederación Intersindical Galega (CIG) ha presentado una denuncia contra la Seguridad Social por violación de protección de datos de las mujeres que se acogen a las bajas por menstruación incapacitante, embarazo y embarazos a término.

En una rueda de prensa celebrada en Santiago, la secretaria Confederal de Mulleres de la CIG, Nicolasa Castro, y la secretaria Confederal de Organización, Susana Méndez, han denunciado que la Seguridad Social informa a las empresas sobre las causas de baja de las mujeres en estas situaciones.

El sindicato ha tomado conocimiento de esta situación a través de una afiliada afectada que descubrió que tanto su empresa como la gestoría con la que trabaja tenían conocimiento de su aborto.

Esta vulneración de la normativa de protección de datos y de la intimidad de las trabajadoras es resultado de modificaciones en la ley de salud sexual y reproductiva y de interrupción voluntaria del embarazo.

Castro considera que estas modificaciones son un avance importante, pero insuficiente para las mujeres trabajadoras, ya que desconocen que su empresa tiene conocimiento de estas situaciones y del diagnóstico que las provoca debido a un sistema interno de notificaciones al que no tienen acceso.

El Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) emitió una instrucción en mayo de este año relacionada con el sistema FIE, que comunica las contingencias a las empresas, en la que se incluían estas nuevas situaciones especiales.

Cada una de estas situaciones está marcada por un código específico, lo que permite que la empresa conozca automáticamente el motivo de la baja. Sin embargo, si la baja es por cualquier otra dolencia o enfermedad, se garantiza que no puede ser recogida en el parte de baja y la empresa no puede conocerla.

Ante esta situación, la CIG ha presentado una denuncia ante la Agencia Española de Protección de Datos y los organismos del INSS, exigiendo que se modifique esta situación y se deje de exponer de esta manera a las mujeres.