Crónica Galicia.

Crónica Galicia.

La contratación de hipotecas en Galicia disminuye un 8,5% en marzo.

La contratación de hipotecas en Galicia disminuye un 8,5% en marzo.

En un contexto económico complicado, Galicia experimentó una disminución del 8,5% en la firma de hipotecas sobre viviendas en marzo, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

A pesar de esta caída, la región logró contener el descenso, en contraste con la media nacional que registró una disminución del 18,1%. Solo Navarra (+21,4%) y Madrid (+1,5%) mostraron cifras positivas, destacando Galicia por su menor variación negativa.

En cuanto al volumen de préstamos, se otorgaron 123,4 millones de euros para hipotecas, reflejando una reducción del 6,8% con respecto al mismo período del año anterior.

En términos generales, se firmaron 1.376 hipotecas en Galicia por un total de 164 millones de euros, de las cuales 1.350 correspondieron a fincas urbanas y 26 a rústicas.

En el caso de las fincas urbanas, además de las 1.060 viviendas mencionadas, se concretaron 13 solares y 277 operaciones de otro tipo. Por otro lado, se cancelaron 2.062 préstamos sobre fincas en marzo, siendo 1.458 sobre viviendas y el resto sobre otros tipos de propiedades.

Por último, se registraron 396 cambios en el registro, incluyendo 354 novaciones, 37 subrogaciones de acreedor y cinco subrogaciones del deudor, mayoritariamente sobre propiedades urbanas.

A nivel nacional, el número de hipotecas sobre viviendas disminuyó un 18,1% en marzo, con un tipo de interés medio del 3,41%. Esto representa un incremento con respecto a meses anteriores y marca una tendencia al alza en el mercado inmobiliario.

Con la incertidumbre económica y las políticas del Banco Central Europeo en mente, el panorama hipotecario se presenta desafiante, con un tipo de interés que ha superado el 3% durante los últimos doce meses.

En medio de este escenario, el 47,4% de las hipotecas se constituyó a tipo variable y el 52,6% a tipo fijo, con tasas medias de interés del 3,15% y 3,64%, respectivamente. La estabilidad financiera se ha convertido en una prioridad para las familias españolas a la hora de acceder a la vivienda propia.