• martes 31 de enero del 2023
728 x 90

La Feira Franca reúne a una cantidad enorme de personas en las calles de Pontevedra tras un par de años de paréntesis por la pandemia

img

PONTEVEDRA, 3 Sep.

La 21ª Feira Franca de Pontevedra ha reunido a una cantidad enorme de personas en la región monumental de la región y las calles del ambiente para festejar lo que el alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, ha calificado como una "celebración total" que tiene la participación de compañías, asociaciones y ciudadanía generalmente. "Es una romería donde la multitud viene a comer a la localidad, que es para todos y cada uno de los vecinos de toda la comarca", ha añadido, sobre la afluencia de visitantes foráneos.

Dedicada esta vez al río Lérez, hablamos de una edición marcada por el regreso tras un paréntesis de un par de años obligados por la pandemia. En este sentido, la concejala de fiestas, Carme da Silva, ha asegurado que "había muchas ganas" y la multitud "se echó a las calles encantada para regresar a gozar de esta celebración". Así, ha señalado que se han autorizado 183 mesas de particulares para festejar comidas y cenas, sin tener las de bares y sitios de comidas.

"Sin la participación directa de tanta gente, tanto de manera estructurada como por libre, sería irrealizable poder gozar de esta edición tan ansiada", ha insistido la edil.

Miguel Anxo Fernández Lores y Carme da Silva han coincidido en festejar el buen tiempo que acompaña la celebración de la Feira Franca. "El Lérez nos ofrece el día de hoy de tomar y desde mañana volvemos a llenarlo de agua", ha señalado la concejala sobre la sepa de lluvia en esta día. "Para algo adquirimos Santa Clara", ha bromeado el alcalde en referencia a la adquisición del convento donde era clásico conceder huevos para augurar que las celebraciones transcurriesen radiantes.

Ataviados con ropa de época y acompañados por múltiples pertenecientes del gobierno local, el regidor municipal y la concejala de fiestas fueron al desfile de recreación del transporte del vino, al cargo de las asociaciones Recriativa de Xeve, Troula y Art Monium. Fernández Lores ha asegurado que, adjuntado con la Navidad y las fiestas de la Peregrina, la Feira Franca se convirtió en entre las tres datas "instauradas como fundamento para reunir a toda la familia y a la multitud que está fuera de la región, de Galicia y del Estado".

Además, se ha referido a la "actividad económica increíble" que crea durante todo el año y al hecho de que "posiciona Pontevedra como localidad donde se puede llevar a cabo una celebración como esta" merced a un "modelo urbano que deja atestar las calles de gente".

En el día grande de la Feira Franca, el centro histórico ha acogido varias ocupaciones lúdicas y comerciales, y espectáculos de danza, música y animación de calle: desde el mercado medieval en la avenida de Santa María y los puestos de nutrición en la Alameda, hasta la exhibe de oficios en las plazas Ferrería, Peirao y Pedreira, pasando por muestras de cetrería, esgrima y tiro con arco, y el torneo medieval en la plaza de toros de San Roque.

Más información

La Feira Franca reúne a una cantidad enorme de personas en las calles de Pontevedra tras un par de años de paréntesis por la pandemia