La negativa de un empleado a cambiar de contrato no es causa de despido, según el TSXG.

La negativa de un empleado a cambiar de contrato no es causa de despido, según el TSXG.

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia ha determinado que la negativa de un trabajador a aceptar la conversión de su contrato como fijo continuo a fijo discontinuo no es un motivo válido para su despido. La decisión fue tomada por los magistrados del alto tribunal gallego en respuesta a un recurso de suplicación presentado por un exempleado de una empresa pontevedresa. Los magistrados consideraron que el despido del trabajador puede ser justificado si la oferta de cambio de contrato estaba respaldada por razones empresariales objetivas, como motivos organizativos o económicos.

Esta resolución marca la primera vez que la sala de lo Social del TSXG se pronuncia sobre la conversión de un contrato fijo continuo en fijo discontinuo. Aunque en este caso los jueces determinaron que el despido no se debió a la negativa del trabajador a aceptar el cambio de contrato, establecieron que esta razón no puede ser válida para despedir a un empleado de manera legal.

Los jueces también destacaron que la contratación como fijo discontinuo es una fórmula "atípica" y que, por lo tanto, deben existir garantías asociadas al principio de voluntariedad para evitar que la empresa imponga este tipo de contratación. Según la sentencia, el rechazo de un trabajador a cambiar su contrato de tiempo completo a tiempo parcial, o viceversa, no debería ser motivo válido de despido. Además, el despido de un trabajador que se niega a aceptar la condición de fijo discontinuo "cercena toda posibilidad de reclamación" contra la decisión unilateral e ilegítima de la empresa.

Por lo tanto, el tribunal determinó que la conversión del contrato solo puede realizarse por acuerdo individual y no puede imponerse por acuerdo colectivo o por decisión unilateral de la empresa. De acuerdo con la sentencia, el trabajador no puede ser despedido por negarse a aceptar la conversión, lo que hace que su despido sea ilegítimo. Sin embargo, los jueces consideraron justificado el despido del demandante en este caso debido a las razones económicas, técnicas, organizativas o de producción que respaldaban la oferta de conversión del contrato.

En resumen, el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia dictaminó que la negativa de un trabajador a aceptar la conversión de su contrato fijo continuo a fijo discontinuo no puede ser motivo válido para su despido. Aunque en este caso el despido del trabajador no se debió a su negativa, los jueces establecieron que la empresa no puede despedir a un empleado por esta razón. Sin embargo, el despido puede ser justificado si la oferta de cambio de contrato se sustenta en motivos empresariales objetivos.

Categoría

Galicia