• miércoles 07 de diciembre del 2022
728 x 90

La pareja que acuchilló a un hostelero protege que no deseaban matarle: "Si hubiera amado matarlo, estaría fallecido"

img

OURENSE, 3 Nov.

La Audiencia Provincial de Ourense ha festejado este jueves el juicio contra una pareja a cuyos integrantes se atribuyen los delitos de homicidio en nivel de tentativa y asesinato en nivel de tentativa por haber apuñalado a un hostelero de la región.

Los acusados han reconocido los hechos, pero han defendido que no deseaban matarle. De hecho, uno, el hombre, ha aducido que "si hubiera amado matarlo, estaría fallecido".

Lo sucedido se remonta al 1 de mayo de 2021, cerca de las 21,40 horas, en el momento en que los acusados estaban en el balcón de su residencia, ubicado sobre el lugar hostelero que dirigía la víctima.

Desde allí, la mujer, a la que se acusa de homicidio en nivel de tentativa, aseguró que "lo conminó" y tras ello que bajó con un cuchillo y le asestó tres puñaladas.

"Yo bajé toda desquiciada, pues usted no sabe lo que es estar 12 horas cada día, quince días seguidos, sin insonorización, oyendo la música alta", ha reconocido frente al Ministerio Fiscal, agregando que antes llevaba un año presentando protestas en el Ayuntamiento y llamando a la Policía Local por el alto volumen de la música del pub.

Por ello, aquel día la mujer bajó con un cuchillo de 16 centímetros y se aproximó hasta el dueño del local, "es verdad que le di tres puñaladas, de esta forma de cerca, frente a frente", ha manifestado la acusada enseñando que hasta entonces la víctima procuraba sujetarla por la espalda.

"Quedó malherido, pero fue él quien comenzó", ha sostenido señalando que "jamás tuvo intención de matarlo", su único propósito era que "parase de incordiarnos".

La versión de su pareja, acusada de un intento de asesinato, es que salió de casa con un cuchillo de 22 centímetros para proteger a su mujer.

"Suelta a mi mujer o te doy", ha contado que le ha dicho al hostelero y que, "como no la soltó", le clavó el cuchillo por la espalda, pero sin intención de matarlo, "solo deseaba que la soltase, si hubiese amado matarlo estaría fallecido", ha sentenciado.

La víctima pasó un día muy grave, diecisiete días graves y 133 moderados por las lesiones recibidas y frente a la Audiencia Pública ha reconocido que había sido sobre aviso múltiples ocasiones por el estruendos de su pub, y asimismo que él respondió a las amenazas recibidas desde el balcón, "les dije que si tenían algún inconveniente que bajasen y lo charlábamos".

Desde ese instante recuerda ver a la mujer bajar con el cuchillo y sujetarla por la espalda para procurar eludir que se lo clavase, pero no ver al otro acusado, solo sentir la puñalada y desplomarse al suelo.

"Escuché como me afirmaban que a conocer quién es el chulo en este momento".

En el juicio múltiples presentes han coincidido en que la mujer y el hombre le brindaron las puñaladas al hostelero y que este sangraba en abudancia, pero además de esto se ha visionado el vídeo que grabó entre las presentes del hecho y, en él, se aprecia a la mujer bajar de la vivienda con el cuchillo tratando apuñalar al dueño del local que, por su lado, procuraba sujetarla intentando salir ileso.

En ese instante la víctima recibe la puñalada del varón y se desvanece, mientras que un conjunto de individuos jura taponar las lesiones para eludir que se desangre.

La persona que grabó el vídeo ha proclamado en la visión oral y ha apuntado que "la mujer se quedó mirándolo en el suelo riéndose y mofándose".

El médico forense que ha testificado en la salón explicó que "la herida mucho más grave fue la que le asestaron por detrás", al tiempo que las recibidas por enfrente "fueron moderadas" si bien "en zonas atacables" que "sí lograron costarle la vida".

Por todo ello la Fiscalía ha considerado acreditado que los acusados "patentizaron ánimo de matar".

A la mujer le solicitan siete años de prisión por homicidio en nivel de tentativa "por el hecho de que el hostelero tuvo ocasión de defenderse", y al varón diez años de prisión por asesinato en nivel de tentativa "pues fue atacado de manera inesperada".

Por su parte las defensas piden la libre absolución de los acusados, entendiendo que los hechos argumentan a una agresión, pero no a un intento ni de homicidio ni de asesinato.

El letrado de la acusada ha esgrimido que ella "actuó fuera de sí, presa de un estado de obcecación", tras llamar múltiples ocasiones al Ayuntamiento, al paso que el otro letrado cree que su representado "tuvo un acto reflejo al notar a su pareja agredida".

En caso como condena, la defensa solicita liquidar la pena 2 grados, al paso que la fiscal manifiesta que "hay alevosía por la reiteración de las puñaladas y por las dimensiones de los cuchillos".

En el momento de última palabra los dos acusados han lamentado lo sucedido asegurando que se "arrepienten".

En la situacion de la mujer ha esgrimido que la víctima les "amargaba la vida", pero que "la que bajó aquel día no era ella", por su lado, su pareja ha aducido que se arrepiente y que "si hubiese llegado diez minutos después no hubiera pasado nada de esto". El juicio quedó visto para sentencia.

Más información

La pareja que acuchilló a un hostelero protege que no deseaban matarle: "Si hubiera amado matarlo, estaría fallecido"