Crónica Galicia.

Crónica Galicia.

La red de videovigilancia contra incendios se expande con 24 nuevas cámaras, llegando a 177 en 88 puntos.

La red de videovigilancia contra incendios se expande con 24 nuevas cámaras, llegando a 177 en 88 puntos.

El Gobierno gallego a través de la Consellería de Medio Rural ha anunciado la instalación de teléfonos móviles y tablets en las cabinas de las motobombas, equipados con geolocalización en tiempo real para monitorear todos los incendios en la región.

En el marco de la lucha contra el fuego, se han incorporado 24 cámaras de videovigilancia en 12 localizaciones, distribuidas en tres provincias cada una, lo que eleva el total de dispositivos a 177 en 88 emplazamientos en toda Galicia.

Esta estrategia forma parte del plan de lucha contra el fuego para el año 2024, documento que está pendiente de aprobación en el Consello de la Xunta y que ha sido revelado a Europa Press.

La iniciativa comenzó en 2018 con 88 cámaras en 44 lugares, y se ha duplicado ese número en 2024, con la sustitución de dispositivos anteriores por versiones más avanzadas y con un soporte ampliado.

La instalación de estas cámaras se enfoca en áreas con alta actividad incendiaria, tales como parroquias de alto riesgo de incendio y zonas de alto riesgo, para detectar y monitorear el avance del fuego en tiempo real y tomar decisiones oportunas.

Entre las innovaciones tecnológicas contempladas en el plan para este año, la Xunta destaca la importancia creciente de herramientas como estas para combatir incendios.

Asimismo, se implementarán teléfonos móviles y tablets en los vehículos motobombas, con acceso al programa XeoCode Lite para los conductores, que permitirá la geolocalización en tiempo real de incendios, rutas, puntos de agua y datos meteorológicos.

Por otra parte, se seguirá modernizando los Centros de Coordinación de Distrito con pantallas profesionales de alta resolución y nuevos ordenadores, así como la instalación de pantallas interactivas en el nuevo centro integral de lucha contra incendios en Toén, Ourense.

Además, el empleo de drones como apoyo en la vigilancia, detección de incendios y gestión de biomasa continuará en marcha, junto con el servicio telefónico gratuito para denunciar actividades delictuosas incendiarias de forma anónima.