• martes 31 de enero del 2023
728 x 90

La visibilidad todavía es "malísima" y la Xunta ve "bien difícil" conseguir la avioneta desaparecida sin acompañamiento aéreo

img

Medio Rural cifra en mucho más de cien automóviles de agentes forestales de Ourense y Lugo alejados hasta la región para ayudar

OURENSE / ZAMORA, 20 Oct.

Los medios aéreos siguen sin poder salir a buscar la avioneta contra incendios desaparecida entre Ourense, León y Zamora, gracias a la "malísima" visibilidad en la región causada por la lluvia y la niebla.

Por eso, el directivo xeral de Defensa do Monte de la Xunta, Manuel Rodríguez, que se ha apartado hasta el puesto de mando ubicado en A Gudiña (Ourense), lamenta que por el momento, sin este acompañamiento aéreo y solo por tierra, es "realmente difícil" ofrecer con el paradero de esta aeronave a la que se le perdió la pista en la tarde de este miércoles tras despegar de la base de Doade --Sober (Lugo)-- hacia Córdoba.

En afirmaciones a los medios desde este punto, Rodríguez confirmó que hablamos de un conduzco de una compañía que trabajaba contratada para la Xunta en la campaña anti incendios del actual año. En el instante de su desaparición, realizaba un "vuelo rutinario" para regresar a su base.

En preciso, tenía que ver con un monoplaza Thrush 710P con matrícula EC-MXL, que estaba haciendo un vuelo de traslado desde las 11,35 horas entre la base de Doade y la de Córdoba, según informó a Europa Press la compañía Plysa, a la que forma parte la avioneta.

El directivo xeral de Defensa do Monte ha lamentado que las condiciones meteorológicas impidiesen este jueves desplegar los helicópteros de búsqueda. Si bien "todos estábamos deseando que lloviese", esto "no es una asistencia" para esta tarea, ha reconocido.

El dispositivo consta, entre otros muchos, de integrantes de la Guardia Civil y agentes forestales de la Xunta desde tierra, con mucho más de cien automóviles: "Está casi todo el momento de guarda de Ourense aquí, y una parte de Lugo".

Por en este momento, así como ha podido confirmar Rodríguez, la búsqueda prosigue con el peinado de los ayuntamientos ourensanos de A Gudiña, A Mezquita y Riós, tal como de la comarca zamorana de Sanabria y el norte de Portugal.

"Es realmente difícil y hay poca visibilidad (...) Puedes pasar al costado del avión y no verlo", ha aceptado el directivo xeral, quien asimismo ha advertido que hablamos de "una región muy amplia y extensa y no existen muchas pistas alén de las que se han publicado en la prensa".

Los subdelegados del Gobierno en Zamora, Ángel Blanco, y Ourense, Emilio González, han afirmado que drones de la Guardia Civil sobrevuelan la región donde se busca el indicio de la avioneta, donde viajaba solo el conduzco, natural de Sevilla y con 2 hijos.

El último contacto con la aeronave se tuvo a las 12,30 horas. La compañía puso en conocimiento de las autoridades el hecho de manera inmediata y se activó el dispositivo de búsqueda. El avión coopera con la Consellería do Medio Rural en la campaña de incendios, pero no estaba en tareas de extinción a lo largo del vuelo en el que ha desaparecido.

Las primeras hipótesis señalan al mal tiempo como viable causa del siniestro, en tanto que la meteorología ha podido ser la causa por la cual el conduzco decidió regresar a la base de Doade en el momento en que sobrevolaba Salamanca. Con todo, las autoridades evitan por el momento comentar las causas y recurren a centrarse en hallar a la persona desaparecida.

La búsqueda, que se inició en la tarde del miércoles y se reinició a la primera hora de este jueves, se enfoca en una gran extensión de lote entre las provincias de Ourense, León y Zamora. Según el subdelegado ourensano, la región de jura podría alcanzar a territorio portugués, con lo que las autoridades españoles se pusieron ahora en contacto con la Guarda Nacional Republicana (GNR) para regularse.

La última ubicación ofrecida por el móvil del conduzco lo ubica entre los ayuntamientos zamoranos de Camarzana de Tera y Río Negro del Puente. Se trata de la primordial pista sobre el viable paradero de la aeronave con la que trabajan los equipos de búsqueda, que quitan validez a las últimas aclaraciones conseguidas por la baliza de la avioneta.

En la región gallega, ubicada en el límite entre Ourense y Zamora, trabajan siete patrullas de seguridad ciudadana y del Seprona de la Guardia Civil, que ha movilizado el helicóptero Pegasus con base en A Coruña y que prosigue en Lubián frente a la imposibilidad de volar.

Además de los efectivos de la Benemérita, mucho más automóviles y agentes forestales de la Xunta y integrantes del GES de A Gudiña forman parte en el operativo. Todos ellos peinan los caminos rurales, vías de comunicación y pistas de ingreso a parques eólicos para intentar ofrecer con pistas que dejen encontrar la aeronave.

Más información

La visibilidad todavía es "malísima" y la Xunta ve "bien difícil" conseguir la avioneta desaparecida sin acompañamiento aéreo