• domingo 29 de enero del 2023
728 x 90

La Xunta moviliza medios frente a un arrastre de tierra en O Barbanza, pero desecha que sea ceniza del incendio

img

   Hace cortes en el suministro en A Pobra do Caramiñal por la turbidez del agua

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 6 Sep.

   La Xunta ha movilizado distintas medios frente a lo que identifica como un "arrastre de tierra de caminos y sedimentos de los propios ríos" en O Barbanza gracias a las precipitaciones intensas producidas en las últimas horas en la región.

   Según comunica la Consellería de Medio Rural a Europa Press, los profesionales del Centro de Investigación Forestal de Lourizán (CIF) "desechan" que el arrastre haya sido de cenizas del enorme incendio forestal que sucedió en O Barbanza el mes pasado de agosto.

   De tal manera, el Gobierno gallego ha enviado medios para revisar las causas y "alcance de la turbidez del agua", tal como su viable afectación a bancos marisqueros. Asimismo, va a hacer un rastreo de la situación para valorar las actuaciones a adoptar.

   El fuego de O Barbanza, que empezó en la parroquia de Cures, concejo de Boiro (A Coruña), quedó extinguido tras terminar unas 2.200 hectáreas --607 de monte arbolado y 1.593 de monte raso--. El incendio provocó la activación de la alarma por cercanía a casas y desalojos, quemó el monte de A Curota y se extendió a los ayuntamientos de A Pobra do Caramiñal y Ribeira.

   Sobre esto, la Xunta apunta que especialistas concluyeron que la afectación en los suelos por el fuego fue "por norma general baja", "solo moderada en puntos específicos", en los que se adoptaron medidas paliativas por la parte de personal de Augas de Galicia --ligado de la Consellería de Infraestruturas--, en coordinación con los especialistas del CIF de Lourizán. Además, se "valora la adopción de sobra medidas, en las ubicaciones que sea exacto accionar, para frenar la erosión".

   En un aviso, el Ayuntamiento de A Pobra do Caramiñal notificó de que las lluvias "arrastraron las cenizas de los recientes incendios en la comarca" a la captación del río de As Pedras, que transporta agua a la estación potabilizadora de Roupión. La compañía concesionaria hizo trabajos para el restablecimiento de la red, con cortes en unas 250 casas de zonas como Santa Cruz, Entrerríos, A Banda, A Casa Queimada, por ejemplo.

   Gracias a que el agua no era capaz para el consumo por la existencia de impurezas, se ha procedido a que vaciar el depósito para regresar a llenarlo con agua que se recibe del Ulla.

   Del mismo modo, se advirtió una afectación a los manantiales de agua del depósito de Vilas, con cortes en unos 80 domicilios en núcleos como Vilas, O Cruceiro Novo y Campomuíños, entre otros muchos.

Más información

La Xunta moviliza medios frente a un arrastre de tierra en O Barbanza, pero desecha que sea ceniza del incendio