• domingo 25 de septiembre del 2022
728 x 90

La Xunta solicita a Bruselas que no rija teniendo "de forma exclusiva" presente las presiones medioambientales

img

VIGO, 23 Sep.

La conselleria do Mar de la Xunta de Galicia, Rosa Quintana, ha pedido este viernes a la Comisión Europea que no rija teniendo "única y de forma exclusiva" presente las presiones medioambientales.

Así lo ha señalado Quintana tras ser preguntada por los medios sobre si espera que la semana próxima Bruselas cambie de parecer sobre el veto a la pesca de fondo en 87 áreas, que afectará a una gran parte de la flota gallega.

En este sentido, la titular de Mar ha pedido a la Comisión que "tome conciencia" de que tomó una resolución "desde el criterio equivocado", dañando a "todo el campo pesquero", no solo de España, sino más bien de otros países como Francia o Irlanda.

"Pienso que un óptimo comisario debe tener en consideración su reglamento de base. Ese reglamento de la Política Pesquera Común establece la necesidad de sostener un equilibrio de puntos medioambientales, sociales y económicos", ha reivindicado Quintana.

Por ello, ha cargado contra el comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevicius, diciendo que desde su llegada al puesto solo tiene presente "ocasiones medioambientales", olvidándose de la parte "popular y económica".

Quintana ha pedido que es imposible olvidar que el campo pesquero genera alimentos, resaltando la relevancia de que la Unión Europea no puede depender de otros países para conseguir estos modelos tan básicos para la gente.

"Poseemos un ámbito fundamental en Europa que genera un alimento de una calidad excepcional con muy poca huella de carbono. Si tanto deseamos combatir contra el cambio climático, ayudemos a esos campos de ocupaciones", ha reivindicado.

Además, la conselleira ha añadido que el reglamento de 2016 en el que se fundamenta el comisario para tomar la resolución de vetar estas 87 áreas, asimismo establece que se tienen que respetar las ubicaciones en las que en ese año la flota ahora trabajaba.

"Las medidas que va a adoptar deben tener en consideración ese aspecto y no obligar a armadores que trabajaban en zonas toleradas, con aparatos tolerados a dejar esas zonas y también proceder a pelearse con otros compañeros pues no cabrán todos en otras zonas", ha sentenciado Quintana.

En otro orden de cosas, y preguntada sobre las mareas rojas, indicó que hablamos de un desarrollo natural "a consecuencia de las estupendas condiciones de las rías gallegas".

"Es un desarrollo natural, una explosión del fitoplancton que es imposible llevar a cabo nada para evitarlo. Hay que tener paciencia y aguardar a que pase el episodio tóxico y después los artículos vuelven a estar en terminadas garantías de calidad sanitaria", explicó.

Ante la oportunidad de abrir ciertas zonas que hoy en día están perjudicadas, Quintana ha subrayado que se hacen controles diarios. Según dijo, ahora mismo hay tres géneros de toxicidad distintas, unas células han bajado y otras subieron. "Hasta el momento en que no existan ninguna de las células causantes de esas toxinas es imposible abrir", ha añadido.

Más información

La Xunta solicita a Bruselas que no rija teniendo "de forma exclusiva" presente las presiones medioambientales