• domingo 25 de septiembre del 2022
728 x 90

Las exenciones fiscales en Galicia a sucesiones y transmisiones patrimoniales supusieron 192 millones menos en capital

img

Casi 126.000 gallegos han quedado exentos de abonar el impuesto de sucesiones en 2021

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 22 Sep.

Las exenciones fiscales que hay en Galicia a los impuestos de sucesiones y donaciones y al de transmisiones patrimoniales supusieron en 2021 una bajada de la recaudación de 192 millones de euros para la Administración autonómica.

La cifra fué señalada por la directiva de la Axencia Tributaria de Galicia (Atriga), Victoria González Vázquez, a lo largo de la presentación de la memoria de forma anual de la agencia frente a la Comisión 3ª, Economía, Facenda y también Orzamentos, reunida este jueves.

Así, un total de 125.971 gallegos han quedado exentos de tener que abonar el impuesto de sucesiones en 2021, segundo ejercicio en el que estuvo en vigor la rebaja de la Xunta que exonera del pago de este tributo a quienes hereden menos de 1 millón de euros.

De este modo, las rebajas fiscales en este impuesto y en el de transmisiones patrimoniales (asimismo gestionado por la Administración autonómica) sumaron 192 millones de euros que, según la encargada de la Atriga, fueron a parar "al ahorro" de las familias "para reactivar el consumo" o para realizar en frente de la pérdida de un familiar.

En preciso, las exenciones a los tributos en el momento de heredar de un familiar directo sumaron un montante de 154,6 millones de euros, al tiempo que las rebajas a las transmisiones patrimoniales alcanzaron los 33,7.

Asimismo, prácticamente 27.000 gallegos se favorecieron del programa 'Impostos cero no rural', puesto en marcha en el año 2016 para buscar el establecimiento de población en núcleos rurales. Además, otras 17.183 personas han recibido rebajas por la bajada de tipos a la adquisición de vivienda frecuente, a ciertos colectivos sociales y a la adquisición imobiliaria en parroquias consideradas como "poco pobladas".

En total, la Atriga colectó el año pasado 603 millones de euros, un 12,2% mucho más que en el previo ejercicio, subida que hay que, en expresiones de su directiva, a las secuelas de la pandemia, que acarreó la suspensión a lo largo de 2020 de ciertas obligaciones para mitigar los efectos del parón en la economía.

Más de la mitad de lo colectado procede del impuesto de transmisiones con 334 millones, seguido del de sucesiones con 133,8 millones de euros y el de patrimonio, con el que Galicia recabó 70 millones, un 37,1% menos que en 2020.

Sobre este último, la memoria de la Atriga refleja que esta caída, al pasar de 111,3 millones a 70, es porque en 2020 "hubo unos capital expepcionales en todas y cada una de las partidas presupuestarias, o sea, tanto en las autoliquidaciones como las derivadas de métodos de comprobación tributaria".

Por su parte, Galicia colectó 31,4 millones por el impuesto al juego ( 19,5%); 22,1 millones por el cánon eólico (-0,8%); 11,1 por el IDMAE (17,4%); 900.000 euros por el ICA (-18,1%) y 170.000 euros por el impuesto compensatorio ambiental minero ( 9,5%).

Así las cosas, la Atriga únicamente debió comprobar el 6% de las autoliquidaciones presentadas lo que, en expresiones de su directiva, declara que "la enorme mayoría" de los impositores "abonan adecuadamente sus impuestos".

Durante 2021, la agencia atendió a 281.000 personas, la mayor parte (154.907) por vía presencial en los 47 puntos de información con los que cuenta en Galicia.

En cuanto a las noticias para este año, María Victoria González ha adelantado la creación de un nuevo canal de atención preferente para mayores de 65 años, tal como la puesta en marcha de un nuevo portal web de la agencia donde van a poder efectuarse operaciones como el pago de tasas, soliciar cita o la obtención de certificados.

El turno de los conjuntos a lo largo de la comparecencia de la directiva de la Atriga ha derivado a un enfrentamiento sobre el modelo fiscal de las comunidades, abierto a nivel estatal tras la supresión esta semana del impuesto de patrimonio por la parte de Andalucía y cuyo ejemplo siguió Murcia, las dos con gobiernos del PP.

Así, la oposición --Begoña Rodríguez Rumbo (PSdeG) y Daniel Pérez (BNG)-- han coincidido en avisar que la supresión de este impuesto en Galicia supondría una "mengua fundamental" en los capital de la red social que repercutiría "sobre las rentas mucho más bajas" al "perjudicar" a los servicios públicos.

Frente a ello, la miembro del congreso de los diputados del PP Sandra Vázquez acusó a los socialistas de apostar por un modelo "recaudatorio" para "el bolsillo del Estado" que ha contrapuesto al del PP: "bajar impuestos, tener menos recaudación para el Estado y que los impositores lo utilicen en lo que mucho más lo precisen".

Más información

Las exenciones fiscales en Galicia a sucesiones y transmisiones patrimoniales supusieron 192 millones menos en capital