• domingo 25 de septiembre del 2022
728 x 90

Los abogados de Diego Bello solicitarán al Tribunal que los policías implicados en el homicidio no logren dejar el país

img

Solicitarán asimismo el traslado del caso a Manila y se reunirán con causantes de los bancos en los que Bello tenía fondos para procurar recobrarlos

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 21 Ago.

Los abogados que llevan la situacion de Diego Bello, el joven coruñés ejecutado en Manila en el primer mes del año de 2020, pedirán al Tribunal que transporta la situacion una orden de prohibición de abandono del país para los tres policías acusados de lo ocurrido.

En un aviso avisan a este respecto, además de esto, que esta medida podría ir acompañada con la publicación de una alarma a la Interpol.

Intentarán de esta manera "ofrecerle un nuevo impulso al trámite y hallar que se celebre, al fin, el ansiado juicio para el esclarecimiento de los hechos".

Con ese propósito, aparte de la orden para no dejar el país, los letrados contratados por la familia presentarán frente al juzgado que gestiona el trámite en Surigao del Norte, la petición de cambio de jurisdicción frente al Tribunal Regional de Surigao.

"Según una exclusiva circular reciente de la Corte Suprema, las peticiones de cambio de jurisdicción por el momento no se muestran frente a la Corte Suprema sino más bien frente a los Tribunales Regionales, y es el juez solicitado del tribunal pertinente quien soluciona", comentan.

La petición va a ser presentada en lo personal por los letrados "para eludir probables presiones sobre el juez" y que la situacion sea llevado a la ciudad más importante, Manila, "tratándose de un tema de máxima importancia y con una enorme importancia en todo el mundo".

Por otro lado, se reunirán con los causantes de los bancos donde Diego tenía fondos para poder ver si se tienen la posibilidad de dejar en libertad al final, "tras mucho más de un par de años de continuas dificultades administrativas y burocráticas".

Tanto la familia como los allegados se detallan "sorprendidos" de que a pesar del cambio de gobierno en Filipinas no se hayan producido todavía detenciones. Recuerdan que a los tres policías acusados del asesinato se

concedió una suspensión de empleo con sueldo desde el instante en que se conoció su imputación. Según señalan, sostienen activas sus comunidades y la multitud de la isla es conocedora del paradero de los policías.

"La imagen que traslada el gobierno filipino es de total impunidad en frente de los supuestos asesinos del coruñés, dado a que la policía nacional filipina no está por la tarea de realizar la orden judicial que, pese a los elementos interpuestos por los letrados de los policías, es estable al desestimarse todos de ellos", censuran.

Más información

Los abogados de Diego Bello solicitarán al Tribunal que los policías implicados en el homicidio no logren dejar el país