• sábado 10 de diciembre del 2022
728 x 90

Los hoteles gallegos reciben el verano con previsiones "claramente buenas" y la visión puesta en el tiempo

img

Ciertas localidades y establecimientos ahora están terminados y el campo apunta que los hábitos han vuelto a la "normalidad" prepandemia

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 26 Jun.

El ámbito turístico gallego comienza estos días la temporada de verano con previsiones "claramente buenas" en lo que se refiere a ocupación, que puede llegar al lleno total en varias localidades y establecimientos, si bien con la visión puesta en el tiempo, en las temperaturas y en la lluvia.

"Las previsiones para julio y agosto están superando con creces las que teníamos en 2019", explicó a Europa Press el presidente del Clúster Turismo de Galicia, Cesáreo Pardal, que ha señalado que los datos finales van a depender "de la climatología". "Si viene un verano bueno, será muy realmente bueno", ha añadido.

Aunque Galicia cuenta en este momento con el beneficio de huír a las olas de calor que afectan al resto del territorio nacional --y que gustan visitantes "bajo La capital de españa"--, Cesáreo Pardal ten en cuenta que las de julio y agosto son, fundamentalmente, "vacaciones de playa".

Por ello, se estima que los más destacados datos, con llenos absolutos, se den en "la franja litoral", singularmente las Rías Baixas, si bien asimismo pone de importancia la Ribeira Sacra, que ha cosechado "mucho éxito" y "mucho tirón" en los últimos tiempos, tal como el interior de Pontevedra.

En cuanto al género de hosting, los mucho más demandados son los pisos, las casas de empleo turístico y el turismo rural, en los que, en varias ubicaciones, ahora "hay establecimientos con letrero de terminado".

Tras los cambios generados por la pandemia, donde los turistas escogían zonas menos visitadas y hospedajes independientes, Cesáreo Pardal ve una "vuelta a la normalidad". "El turista que antes iba a un hotel de tres o 4 estrellas, a lo largo de la pandemia lo cambió por una vivienda de turismo rural, pero en este momento regresa otra vez al hotel", ha ejemplarizado.

Por eso por el momento no hay temor a los sitios frecuentados, si bien sí a quedarse sin plaza. El presidente del Clúster apunta a que, para los meses de verano, "cada vez la multitud se adelanta mucho más" y ha encriptado cerca de un 5 a un diez por ciento del total las reservas que dependen de la última hora y de la climatología.

La temporada de este 2022 no arrancó "prácticamente hasta abril", dijo Pardal, si bien Galicia registró ahora en ese mes y el próximo una ocupación "tal y como si fuera junio". En los últimos 15 días, las reservas "han caído un tanto" por la climatología, pero confían en que la inclinación se revierta.

Distintas asociaciones de hostelería cifran en la horquilla del 70 al 80 por ciento la ocupación para los meses de verano hoy en día, esperando de reservas de última hora. Las cantidades van a ser superiores en ciertos sitios de playa.

En este sentido, Carlos Regueiro, de la Asociación Hostelería Compostela, explicó que los establecimientos de Santiago rondan el 80% de reservas para los meses de verano, una antelación que fomentan, más que nada, los extranjeros.

Además, confían que la temporada alta en la ciudad más importante gallega se alargue alén de julio y agosto, llegando prácticamente hasta final de este segundo Año Santurrón. "En Santiago, el mes de septiembre, desde hace unos años, es un mes realmente bueno, aun mejor que julio", dijo Regueiro a Europa Press, al paso que ha recordado que la localidad proseguirá llena en el mes de octubre con los congresos previstos en ella. "Salvo otra hecatombe, hasta octubre de hecho vamos a tener buenos datos", ha añadido.

En exactamente la misma línea, en A Coruña asimismo aguardan cantidades excelentes, que arrancaron esta semana con la celebración del San Juan, que llenó prácticamente completamente la oferta hotelera de la región. Desde su asociación de hospedaje señalan a que las reservas de última hora podrían atestar asimismo para las próximas semanas, si el tiempo acompaña.

La provincia de Pontevedra, por su lado, espera una temporada turística que dejará unas cantidades de ocupación media de entre el 70 y el 75 por ciento a lo largo de los meses de julio y agosto, si bien la presidenta provincial, Carmela Silva, piensa que podrían incrementarse entre un 15 y un 20 por ciento mucho más.

Por regiones, en el mes de julio Vigo y O Morrazo aguardan una ocupación media del 77 por ciento, O Salnés superará el 75 por ciento, la comarca de Pontevedra el 73 por ciento, O Baixo Miño el 70 por ciento; Deza, Terra de Montes y Caldas, sobre el 60 por ciento y las de O Condado y de A Paradanta en el 51 por ciento.

En lo relacionado a los primordiales sitios y municipios turísticos Vigo en el mes de julio espera un 80 por ciento de ocupación, Baiona un 79 por ciento, Sanxenxo entre el 77 y el 80 por ciento y Pontevedra y O Grove el 75 por ciento.

Para agosto, en estos instantes, la previsión ubica a la ocupación en el 75 por ciento "si bien será mucho más alta seguro, en tanto que ese mes sobrepasa frecuentemente los registros de julio", aseguró la presidenta.

Más información

Los hoteles gallegos reciben el verano con previsiones "claramente buenas" y la visión puesta en el tiempo