• sábado 10 de diciembre del 2022
728 x 90

Los transportistas gallegos encaran la amenaza de un nuevo paro de manera dispar: del "fallo" al "todo es viable"

img

Los transportistas gallegos encaran la amenaza de un nuevo paro de manera dispar: del "fallo" al "todo es viable"

Vuelve la oportunidad del amarre de la flota por el valor del comburente, mientras que sindicatos y patronal urgen medidas contra la inflación

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 18 Jun.

Los transportistas gallegos se combaten de manera dispar a la oportunidad de un nuevo paro frente a la subida disparada de los costos del comburente, tras la amenaza puesta encima de la mesa de la primordial interfaz que lideró los paros en el mes de marzo de retomar las movilizaciones en el mes de julio si no hay adelantos por la parte del Gobierno.

En afirmaciones a Europa Press, el secretario general de la Federación Galega de Transporte de Mercadorías (Fegatramer), Carlos García Cumplido, informa de que "sería un fallo" regresar al bloqueo. Esta entidad, que es mayoritaria en el Comité Gallego de Transportes en Galicia y agrupa al 40% del ámbito de mercancías en la red social, no apoyó el paro de un par de semanas que se causó el mes pasado de marzo.

Sin embargo, la asesora general de la Asociación Empresarial de Transporte de Mercadorías por Estrada de Galicia (Apetamcor), Miriam Otero, la primordial asociación que apoyó los paros en Galicia en el mes de marzo, apunta que todavía no tienen la posibilidad de apreciar si respaldarán novedosas manifestaciones, pero deja claro que, "dada esta situación, cualquier cosa puede pasar". Por ello, urge al Gobierno novedosas medidas para agarrar esta escalada de costes con lo que eludir la vuelta a los bloqueos.

Esta misma semana, el presidente de la asociación de hombres de negocios del transporte Asociación Empresarial Transportes Río Miño (Aetram) en Lugo, Diego Arias, aseguraba que, con el valor del carburante disparado, "en este preciso momento es inviable trabajar". Todo ello, en una semana donde el litro de gasoil está sobre los 2 euros de manera extendida en las estaciones de servicio gallegas.

En lo que sí coinciden todos y cada uno de los transportistas gallegos es en urgir medidas a las gestiones para agarrar la subida de comburentes y la inflación extendida, que es todavía mayor en Galicia (prácticamente en el diez%) que en la media de españa.

García Cumplido señala que la situación es "muy dificultosa", ya que la bonificación de 20 céntimos por litro "no surtió el efecto sosprechado", ya que fue "absorbida por el aumento" que se causó. De tal forma, señala que están "prácticamente en exactamente la misma situación de marzo, con el comburente disparado", a eso que se unen otros componentes como escasez de materias primas y también inflación acusada.

No obstante, el gerente de Fegatramer ten en cuenta que no secundaron el pasado paro por el hecho de que "no aportaba nada", "por contra supuso un sacrificio singularmente esencial" para las compañías de transporte mucho más pequeña, ya que en esa situación de huelga "no tienen la posibilidad de llevar a cabo en frente de costos". "Lo veríamos completamente fuera de sitio", sentencia sobre la oportunidad de ese género de movilización.

"Esto no significa que creamos que los pactos resuelvan todos y cada uno de los inconvenientes o que vaya al ritmo que nos agradaría", razona García Cumplido. Opina que las medidas concretas del Gobierno para compensar la subida del coste del gasoil asimismo deben conjuntarse con otras "de carácter macroeconómico de achicar la inflación".

Señala que entre las medidas acordadas en el mes de diciembre por el Ministerio de Transportes con el Comité Nacional del Transporte por Carretera todavía quedan por ser desarrollar cuestiones como el reglamento de carga y descarga que "se está en este preciso momento preparando" en comisiones de trabajo, a eso que se aúna el emprendimiento de ley para prohibir trabajar a pérdida --cuyo primer boceto fué anunciado esta semana por el Gobierno--.

En charla con Europa Press, la asesora general de Apetamcor, Miriam Otero, influye en que se vive una "enorme indecisión y volatilidad", con lo que "dada esta situación cualquier cosa puede pasar". "El Gobierno debe tomar medidas pero ahora, no queda otra", advierte.

"Quisiera que tome las medidas primordiales para mitigar esta subida del gasóleo que es molesto, no solo para los transportistas, sino más bien para compañías cargadoras que tampoco podrán tener repercusión en sus artículos", sigue en su argumentación.

Otero no desecha nada, pero tampoco aclara cuál va a ser la posición de su asociación, ya que "el paro es una medida de necesidad del ámbito", "en el momento en que la multitud para es pues es una cuestión de necesidad". "No entendemos nada, en una situación de indecisión y volatilidad es imposible predecir", "igual que era irrealizable predecir una exagerada subida de gasóleo tras el paro que se realizó", apostilla.

"Sin lugar a dudas siempre y cuando hay un paro los enormes perjudicados son los transportistas, que son los que mucho más pierden, pues un paro patronal debes proseguir parando al conductor, los impuestos, los seguros", "pero las cargadora asimismo se ven perjudicadas", cuenta.

Precisamente, a lo largo de estos días el presidente de la Federación Nacional de Cofradías y patrón mayor de Burela (Lugo), Basilio Otero, ha expuesto que el prominente precio del gasóleo está forzando a muchas embarcaciones a no salir a faenar y a mantenerse amarradas a puerto.

De hecho, la Federación Nacional recaba los datos de consumo de las cofradías para "procurar llevar a cabo una compra conjunta de gasóleo". "Hablamos con Repsol, nos reunimos con ellos hace tres semanas y vieron con positivos puntos de vistas esta iniciativa. Tenemos que comprender cuántos litros vamos a consumir por mes y sentarnos con Repsol y Campsa y también ir al mejor postor", apunta.

Sobre esta cuestión, la conselleira do Mar, Rosa Quintana, informó de que "los costes que tiene el gasóleo llegan a un instante en el que hacen inviable la explotación por la parte de las embarcaciones pesqueras". Por ello, emplaza al Gobierno central a que "se tomen las medidas primordiales para eludir el paro en la flota".

Esta misma semana, CC.OO. y UGT, tal como la patronal gallega, han movido en sus encuentros con el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, la necesidad de que se implementen medidas frente a la inflación disparada.

Por su parte, la CIG salió a la calle en Santiago para reclamar que los sueldos se revaloricen con en comparación con IPC real, con un rechazo al llamado pacto de rentas.

Más información

Los transportistas gallegos encaran la amenaza de un nuevo paro de manera dispar: del "fallo" al "todo es viable"