• sábado 10 de diciembre del 2022
728 x 90

Martiño Noriega se regresa a poner adelante de Anova para rearmarla frente a las municipales de 2023

img

Berias ocupará un puesto en la dirección sin tareas ejecutivas y la concejala viguesa Oriana Méndez va a ser coencargada de relaciones políticas

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 Sep.

El que fuera alcalde de Santiago entre 2015 y 2019, Martiño Noriega, se volvió a poner adelante de Anova, la organización que impulsó, entre otros muchos, el histórico nacionalista Xosé Manuel Beiras tras la salida del BNG en 2012, adjuntado con quien ahora compartió la portavocía nacional en 2014. Con este movimiento, la capacitación nacionalista busca reactivarse tras la dimisión de Antón Sánchez con la mirada puesta en las municipales de 2023.

Beiras, que en días pasados aseveró que a sus "86 años sería prácticamente grotesco cualquier participación activa o personaje principal" en política, va a acompañar, sin embargo, en la Comisión Permanente (el semejante a la dirección de un partido 'tradicional') al quien recibió la etiqueta de hijo político pero sin tareas ejecutivas.

Anova festejó este sábado una Coordinadora Nacional --el máximo órgano de resolución entre reuniones-- donde nombró una Comisión Permanente (el semejante a una ejecutiva de un partido tradicional) con Martiño Noriega como representante nacional.

Noriega se despidió de la primera línea de guerra política tras el fracaso en las autonómicas de 2020 de la coalición Galicia en Común, que encabezó Antón Gómez-Reino (Tenemos la posibilidad de). Esta coalición derivó de la extinta En Marea (que renunció a competir en exactamente el mismo espacio tras la separación de parte importante de su capital político) y, por su parte, devino del primer ensayo que supuso Alternativa Galega de Esquerda (AGE) en 2012, en el que fueron personajes principales Beiras y la en este momento vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, y consiguieron irrumpir con 9 miembros del congreso de los diputados en el Parlamento.

En los últimos tres años, el nuevamente representante nacional de Anova, que asimismo fue alcalde de Teo (entonces con el BNG, organización que dejó en 2012), reanudó su trayectoria como médico de familia, primero en un hospital en Noia y en este momento en la ciudad más importante compostelana, la que, conforme han dicho las fuentes consultas, sostendrá como dedicación profesional.

El paso que da una vez que el ex- diputado autonómico Antón Sánchez resolviese dejar la portavocía nacional se enmarca en un contexto preelectoral para las municipales de 2023 en las que Anova procurará remarcar su representación, sostener los apoyos en candidaturas municipalistas en las que participa y tender puentes en el fantasma de la izquierda al PSOE, en función de cada municipio.

Aunque se mantuvo apartado de la primera línea, Noriega participó en el mes de abril del año en curso en un acercamiento privado, al lado del asimismo ex- alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro, con la vicepresidenta segunda del Gobierno, en el momento en que todavía no se había lanzado la interfaz 'Sumar' pero ahora se charlaba del desarrollo de 'escucha activa' para fomentar una candidatura para las en general.

Sin embargo, fuentes de Anova consultadas por Europa Press afirman que la organización sigue "distante" con la interfaz de Yolanda Díaz, que sí tiene contactos estrechos con múltiples mareas municipalistas --como las que encabezan o protagonizaron sus ex- compañeros de Izquierda Unida Rubén Pérez (Vigo) y Jorge Suárez (Ferrol)--.

Además, una de la gente que compartió gobierno local con nuestro Noriega, la presente representante municipal de Compostela Aberta, Marta Lois, es uno de la gente clave que ha cooperado y participa en el impulso de la interfaz Sumar. Con todo, ella ha amado publicamente desmarcar esta implicación del partido local --que no se posicionó sobre un acompañamiento a ese emprendimiento estatal-- y lo ha ceñido a "título individual".

Así las cosas, Anova se rearma con entre las caras que estuvo adelante de la organización, como coportavoz con Xosé Manuel Beiras, quien ocupará un puesto en la persistente con una función mucho más de peso simbólico y aporte, pero sin tareas específicas. Noriega, así como se decidió en la Coordinadora de este sábado va a estar acompañado de la concejala de Marea de Vigo Oriana Méndez en el área de relaciones políticas, una labor que va a ser la que procurará hilar redes de apoyos y probables coaliciones en el chato electoral.

Miguel Anxo Fernán Vello (Comunicación), Iria Otero (Finanzas), Antonio Negreira (Municipalismo), Antía Comesaña (Organización) y también Iván Rodríguez (Servicios Públicos y Movimientos Sociales) son otros nombres que distribuyen tareas 'ejecutivas'.

Con este paso dado adelante nuevamente por Noriega, que (por lo menos de momento) se sostendrá ajeno de la política institucional, Anova aviva el panorama nacionalista que, en la actualidad, ocupa de manera hegemónica el BNG en el Parlamento con el logro electoral de 19 escaños y ser segunda fuerza política.

"En estos momentos inusuales de continuo recorte de libertades, en que la llegada de la extrema derecha a los gobiernos es algo mucho más que una amenaza, es requisito reactivar un dique de contención republicano y democrático que tenga el corazón abajo y a la izquierda de este país", ha manifestado Noriega.

Así, ha defendido que Anova "representa un alegato soberanista alterno a los que ya están y tiene un patrimonio humano en lo político que no puede mantenerse desactivado frente a los desafíos que, como sociedad, están por enfrente".

Para Noriega, es necesario "dejar la protesta de que ningún espacio político de la izquierda está impugnando el estado de hoy de las cosas". "Si nosotros y la mayor parte popular agredida no lo hacemos, no lo va a hacer absolutamente nadie", ha sentenciado.

Más información

Martiño Noriega se regresa a poner adelante de Anova para rearmarla frente a las municipales de 2023