• miércoles 07 de diciembre del 2022
728 x 90

Populares, socialistas y nacionalistas insisten en Europa en suspender el veto a la pesca de fondo

img

Los eurodiputados de las tres formaciones censuran además de esto que no se usen datos actualizados y solicitan que se revise la regulación "lo antes posible"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 20 Oct.

Los eurodiputados del Partido Popular integrantes de la Comisión de Pesca, Gabriel Mato y Francisco Millán Mon, han intervenido en el pleno del Parlamento Europeo (PE) en el marco del enfrentamiento sobre el reglamento de ejecución que veta la pesca de fondo en 87 áreas del Océano Atlántico, donde han insistido en su solicitud de que se suspenda el veto y se revise "lo antes posible".

El representante del Grupo PPE en la Comisión de Pesca del PE ha planteado una secuencia de cuestiones al Ejecutivo comunitario con relación a su resolución y le ha pedido que espere hasta comprender el nuevo estudio científico del ICES, que se publicará en las próximas semanas, para hacer un acto de ejecución que "refleje la verdad del ámbito y que evite este grave daño que se le está generando, bajo el motivo de resguardar las áreas marítimas atacables".

Por su parte, el eurodiputado gallego y integrante de la Comisión de Pesca, Francisco Millán Mon, ha denunciado asimismo el "empleo indiscriminado" de datos científicos, la "sepa de una evaluación de encontronazo social y económico", la "falta de consultas suficientes" o a la "negativa, completamente infundada, a distinguir entre el arrastre y el palangre, en oposición a lo que por servirnos de un ejemplo afirma el ICES".

"En el fondo, la Comisión trabajó con brocha gordita en lugar de con pincel fino", ha aseverado Mon, que ha censurado además de esto que el Parlamento Europeo ahora censuró hace un par de semanas el seguir de la Comisión en una enmienda presentada por el Grupo habitual.

Millán Mon asimismo mostró su preocupación tras conocerse los primeros datos sobre el encontronazo de este veto, puesto que "en Galicia las atrapas de las especies perjudicadas han caído hasta un 60% y la facturación ha disminuido claramente".

El eurodiputado gallego ha argumentado que "es imposible continuar legislando en el campo alimenticio tal y como si nada pasara". "Ahí están la guerra de Ucrania y sus horribles secuelas. En un instante inusual con el valor de la cesta de compra disparado, no se comprende que la Comisión esté limitando las atrapas y la venta de pescado de la flota europea", ha comentado.

"Hay ecosistemas atacables, pero nuestra seguridad alimenticia, nuestros pescadores y sus familias asimismo son atacables. Por las deficiencias jurídicas, científicas, procedimentales y asimismo, naturalmente, deficiencias de esta resolución en temas de ocasión; por todas y cada una estas causas, insisto en que lo mucho más sensato sería la suspensión de la medida", ha concluido.

Los europarlamentarios socialistas se han expresado en exactamente la misma línea y han demandado, de nuevo, a la Comisión Europea que suspenda la ejecución del ahora citado reglamento al "impactar de manera negativa en las comunidades ribereñas, íntimamente enlazadas a la pesca".

El gallego Nicolás González Casares, integrante suplente de la Comisión de Pesca, se ha referido al campo pesquero de Galicia como "el mucho más fuerte de la Unión Europea", pidiendo además de esto "respeto por la pesca y por la multitud del mar que se ve agredida por las resoluciones de europa adoptadas sin verdadero peso científico".

El eurodiputado socialista ha censurado que se le imponga a los Estados integrantes la "compromiso" de mitigar la situación con las ayudas del Fondo Europeo Marítimo de Pesca y Acuicultura (FEMPA). "Los pescadores no desean subvenciones ni indemnizaciones, lo que desean es salir a pescar", ha aseverado.

En exactamente la misma línea que los populares, ha pedido que se reevalúe el reglamento "frente a un panorama que se muestra insostenible para la multitud de la pesca". "La autonomía estratégica, los modelos sanos, saludables y pescados en los mares sostenibles de europa ha de ser la apuesta de la UE y no esa principiante apertura a unos modelos pesqueros y una importación menos sostenible", ha señalado.

También los nacionalistas, en la voz de la eurodiputada del BNG, Ana Miranda, han pedido la "suspensión urgente" del veto a la pesca de fondo, afeando además de esto --como hicieron los socialistas-- que Europa se incline por "el pescado importado en lugar de por pactos comerciales en otras materias", lo que definió como un "inconveniente político".

"La afectación de esta medida, a mucho más de 1.000 navíos, 4.000 pasajeros, y la influencia en las lonjas con la pérdida de potencial de ventas, es un desastre", ha denunciado, censurando por su parte que los eurodiputados de la Comisión de Pesca "no hayan podido ver" todavía el reglamento, aprobado el 15 de septiembre.

Miranda ha calificado la resolución de "desmedida y también injusta", en tando que con este veto, "cientos y cientos de pasajeros van a perder su trabajo y una parte de sus sueldos, no solo en las artes dentro en la pesca de fondo como la flota de palangre del Gran Sol o la de arrastre del Cantábrico Noroeste, sino más bien asimismo la de artes menores de pesca artesanal, con 2.cien damnificados en este segmento de la flota".

La eurodiputada nacionalista ha remarcado que aparte del "inconveniente político" ahora citado, existe "un inconveniente medioambiental y económico".

"Desde el Bloque nos encontramos siempre y en todo momento en pos de la sostenibilidad medio ambiental, popular y económica. Pero con esta resolución se ha vulnerado la estabilidad entre el medio, los elementos libres y las habilidades de pesca, en tanto que unicamente se ha analizado el efecto medioambiental, pero no de este modo el encontronazo popular en zonas enormemente dependientes de la pesca, como Galicia", ha defendido.

Miranda ha recalcado que las evaluaciones científicas y socioeconómicas han de estar fundamentadas en aclaraciones "exactas, objetivas y terminadas", "que no es lo que ocurrió con las consideraciones del dictamen del ICES del 2021".

A este respecto ha recordado que nuestro ICES admite que "falta análisis de ciertas artes de pesca presentes en el caladero perjudicado". Considera además de esto que la Comisión Europea debería haber aguardado a los nuevos reportes de 2022 para investigar "adecuadamente y con datos actualizados una medida de esta intensidad".

Más información

Populares, socialistas y nacionalistas insisten en Europa en suspender el veto a la pesca de fondo