• martes 16 de agosto del 2022
728 x 90

Se levantan a 450 las hectáreas carbonizadas en el incendio de Caldas de Reis que perjudica a Vilagarcía (Pontevedra)

img

Extinguido entre los fuegos de Arbo (Pontevedra) y el de Calvos de Randín (Ourense), con 70 y 50 hectáreas quemadas respectivamente

PONTEVEDRA / OURENSE, 5 Ago.

El incendio activo en la ciudad pontevedresa de Caldas de Reis y que perjudica asimismo al vecino concejo de Vilagarcía de Arousa ha calcinado ahora 450 hectáreas y la Xunta sostiene activada la alarma por cercanía del fuego al núcleo de A Porteliña, en la parroquia de Saiar.

Según la última información trasladada por la Consellería do Medio Rural con datos recogidos hasta las 13,30 horas, en el punto trabajan 6 especialistas, 9 agentes, 38 brigadas, 31 motobombas, 5 zapas, 6 aeroplanos y diez helicópteros. Asimismo, se tiene el acompañamiento de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

El alcalde de Vilagarcía, Alberto Varela, ha podido confirmar que los vecinos de unas 30 casas expulsadas esta madrugada ahora pudieron retornas a sus viviendas. En preciso, la situación mucho más dificultosa ha detallado que se ha vivido en la región de Aldea de Arriba, tal como en O Vento y Castro de Agudín.

En todo caso, ha asegurado que no se vió perjudicada ninguna vivienda, si bien sí una chatarrería en la subida al Pousadoiro.

Varela ha reconocido que la madrugada de este viernes fué "durísima" y todavía esta mañana se han vivido instantes de "varios nervios". Así, ha amado agradecer el trabajo de todos y cada uno de los expertos que trabajan en el punto y ha señalado la solidaridad y asistencia de todos y cada uno de los vecinos.

Sobre las causas del incendio, el regidor arousano ha amado ser "sensato", pero explicó que "hubo distintas focos durante la noche", con lo que "quizás no haya sido una cuestión de la naturaleza y la acción del hombre haya podido tener algo que ver".

Además, en la provincia de Pontevedra, la Xunta dió por controlado a las 12,52 horas entre los incendios que continuaban activos en el ayuntamiento de Arbo. En preciso, el de la parroquia de A Barcela, que ha calcinado unas 82 hectáreas. Según indicó la administración autonómica, hablamos de un incendio que entró desde Portugal.

También en la ciudad pontevedresa de Arbo continúa estabilizado el incendio de la parroquia de Mourentá, con 400 hectáreas asoladas. Por su parte, el de Padróns, en Ponteareas (Pontevedra), prosigue controlado tras calcinar 20 hectáreas.

Por otra sección, en la ciudad ourensana de Verín "evoluciona favorablemente hacia su estabilización" el incendio activo que ha calcinado ahora unas 600 hectáreas, con lo que sigue como el fuego mucho más riguroso sin controlarse. Este jueves ahora fué desactivada la alarma por cercanía a las viviendas al remitir el riesgo para los núcleos de población.

Se trata de un incendio proclamado a la primera hora de la tarde del miércoles y del que las autoridades no vacilan de su intencionalidad, en tanto que se inició en diez focos distintas.

Hasta el instante, participaron en el operativo efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), además de nueve profesionales, 32 agentes, 69 brigadas, 31 motobombas, 12 aeroplanos y 12 helicópteros, entre otros muchos medios.

Los demás incendios de la provincia de Ourense están estabilizados o controlados. Uno de ellos, el de Maceda, que perjudica a la parroquia de Castro de Escuadro, quedó controlado a las 21,09 horas de este viernes. Las últimas cantidades brindadas por Medio Rural estiman la área perjudicada en 150 hectáreas. "Se inició en tres focos distintas y simultáneos", apostilla la Xunta.

Asimismo, en A Mezquita continúa estabilizado desde las 21,09 el fuego iniciado en la parroquia de O Pereiro, que ha asolado unas 150 hectáreas.

Además, Medio Rural dió por extinguido a las 12,53 de este viernes el fuego de Calvos de Randín (Ourense), en Lobás, con un cómputo de 50,3 hectáreas quemadas.

Mientras tanto, avanza el incendio activo desde la tarde de este jueves en Boiro (A Coruña), en concreto en la parroquia de Cures, que ha quemado ahora unas 350 hectáreas. En la región trabajan 3 especialistas, 18 agentes, 32 brigadas, 23 motobombas, 4 zapas, 7 aeroplanos y 7 helicópteros.

En total, los incendios iniciados a lo largo de esta semana en Galicia llevan asoladas mucho más de 2.000 hectáreas de área.