Crónica Galicia.

Crónica Galicia.

Zendal revoluciona la medicina con la primera vacuna contra la enfermedad hemorrágica epizoótica.

Zendal revoluciona la medicina con la primera vacuna contra la enfermedad hemorrágica epizoótica.

Ante la emergencia por la muerte de vacas en España, el grupo Zendal con sede en O Porriño ha decidido priorizar el mercado nacional.

PONTEVEDRA, 4 Jul.

La compañía ha lanzado al mercado la primera vacuna para prevenir el virus de la enfermedad hemorrágica epizoótica, serotipo 8, recibiendo la autorización temporal de uso por parte de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios para su aplicación en la especie bovina.

Este serotipo del virus de la EHE fue identificado por primera vez en el suroeste de España en noviembre de 2022, extendiéndose rápidamente por todo el territorio nacional y afectando a los rumiantes, incluyendo Galicia donde se han reportado múltiples muertes de vacas.

Ante la urgencia sanitaria, el grupo biotecnológico ha desarrollado esta vacuna a petición del Ministerio de Agricultura, contando con la colaboración de la Agencia del Medicamento para agilizar los procesos de autorización sin comprometer la calidad, seguridad y eficacia del producto.

Zendal tiene previsto enfocar la comercialización de la vacuna en el mercado español, con una primera fase de producción de dos millones de dosis que serán distribuidas por Vetia Animal Heath, filial especializada en salud animal.

La empresa destaca el arduo trabajo realizado en los últimos meses para obtener una vacuna efectiva contra esta enfermedad, la cual se administrará en dos dosis por vía subcutánea con un intervalo de tres semanas.

Zendal, con centros de investigación y plantas de producción en múltiples ubicaciones, cuenta con una amplia experiencia en el desarrollo de vacunas para la salud animal, incluyendo enfermedades como la paratuberculosis, brucelosis y E. coli en animales de granja.

La enfermedad hemorrágica epizoótica no es contagiosa entre animales ni a humanos, ya que se transmite exclusivamente a través de la picadura de mosquitos del género Culicoides.

Debido a esta forma de transmisión, la enfermedad solo se manifiesta durante los meses en los que los mosquitos están activos, no representando un riesgo en los meses de invierno cuando el vector no circula en el ambiente.

Es importante destacar que no existe transmisión directa o indirecta entre animales infectados, ni riesgo de contagio a través del consumo de productos de origen animal procedentes de animales afectados.