Hormona IGF-2: un posible biomarcador para detectar la depresión.

Hormona IGF-2: un posible biomarcador para detectar la depresión.

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 Oct. - Un estudio realizado por el IDIS ha descubierto que la hormona del factor de crecimiento de la insulina IGF-2 podría ser utilizada como un biomarcador en el diagnóstico de enfermedades como la depresión. El objetivo es obtener un diagnóstico más preciso, ya que actualmente la depresión y otros trastornos psiquiátricos se diagnostican principalmente a través de tests subjetivos que evalúan los síntomas de los pacientes.

Según el grupo de Investigación Traslacional en Enfermedades Neurológicas (ITEN) del IDIS, este estudio muestra por primera vez el potencial del IGF-2 como biomarcador periférico en la depresión, lo que podría mejorar el seguimiento y la respuesta al tratamiento antidepresivo, así como permitir una medicina más personalizada. Además, se encontraron correlaciones entre los niveles de esta hormona y el estado cognitivo y de la memoria de los pacientes, lo que podría relacionar la depresión con la enfermedad de Alzheimer.

Los investigadores del grupo ITEN del IDIS, Carlos Fernández y Roberto Agís, llevaron a cabo este estudio, el cual planteó que las alteraciones en los niveles de la hormona IGF-2 pueden indicar si una persona sufre o no depresión. Según explicaron, los niveles de IGF-2 estaban elevados en pacientes con depresión en comparación con personas sanas, pero después del tratamiento antidepresivo, estos niveles se redujeron significativamente. Además, se observó que las proteínas de unión IGFBP-3 e IGFBP-5 se redujeron notablemente después del tratamiento, mientras que IGFBP-1 apenas se vio alterada. Sin embargo, IGFBP-7 se mantuvo elevada tras el tratamiento.

Este estudio se centra en el IGF-2, una hormona similar a la insulina que desempeña un papel importante en el crecimiento fetal y que también se estudia en distintos tipos de cáncer. Además, también se investigaron las proteínas de unión (IGFBP-1, IGFBP-3, IGFBP-5 e IGFBP-7) que regulan la acción del IGF-2.

El IGF-2 tiene funciones beneficiosas como mejorar la memoria, promover el estado cognitivo y actuar como agente neuroprotector. En el estudio se destaca también su implicación en trastornos psiquiátricos y enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

Tags

Categoría

Galicia