Crónica Galicia.

Crónica Galicia.

Presidente de la Federación de Cofradías alerta sobre la persistencia de los 'pellets' en la costa durante varios meses o años.

Presidente de la Federación de Cofradías alerta sobre la persistencia de los 'pellets' en la costa durante varios meses o años.

El presidente de la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores, Basilio Otero, ha destacado la importancia de las barreras de hidrocarburos para controlar el vertido de pellets de plástico en las costas gallegas. Otero ha expresado su preocupación por el hecho de que estas bolitas permanecerán en el litoral durante meses o incluso años. Según él, las barreras podrían haber recogido estas bolitas antes de que llegaran a tierra.

Otero ha señalado que los vientos de noroeste han distribuido el vertido por toda la parte oeste de la costa gallega. Ha advertido que será difícil erradicar los pellets debido a la geografía agreste y muchas entradas de la costa. Por eso, ha instado a llevar a cabo una actuación a nivel global para limpiar las playas y tranquilizar a la población.

El problema del vertido de los pellets de plástico comenzó a registrarse en áreas de A Mariña lucense a finales de la semana pasada. Basilio Otero opina que se podría haber combatido mucho antes si se hubieran utilizado las barreras de hidrocarburos para recoger las bolitas en el mar.

Otero ha advertido que aunque no se trate de un nuevo Prestige, esta crisis ambiental demuestra la importancia de respetar y conservar el medio ambiente. La Federación Nacional de Cofradías de Pescadores abordará este problema en una reunión con el conselleiro do Mar.

Por su parte, el presidente de las cofradías gallegas, José Antonio Pérez Sieira, ha asegurado que de momento no hay gran cantidad de pellets, pero el problema es que las bolsas se rompen al chocar con las piedras y se sueltan las bolitas. Esto provoca que los pellets de plástico se dispersen en el mar. Pérez Sieira ha destacado la preocupación por la interferencia en el medio ambiente, aunque no cree que afecte a la pesca debido a que los pellets flotan y no se hunden en el fondo del mar.

En cuanto a la limpieza de las playas, se está trabajando en la recogida de bolsas y plásticos, aunque Pérez Sieira afirma que la situación está controlada. En algunas zonas, como Ribeira, ya se está limpiando y cribando. El rastro de estos microplásticos se extiende desde el sur hasta el norte de la comunidad gallega, y se está llevando a cabo la recogida en diferentes puntos.

En resumen, tanto Basilio Otero como José Antonio Pérez Sieira han resaltado la importancia de tomar medidas para controlar y limpiar el vertido de pellets de plástico en las costas gallegas. Consideran que las barreras de hidrocarburos podrían haber evitado que estas bolitas llegaran a tierra y que se precisa una actuación a nivel global para resolver este problema.