Crónica Galicia.

Crónica Galicia.

PSdeG acusa a Rueda de errores generalizados y de mostrar desconexión con la realidad

PSdeG acusa a Rueda de errores generalizados y de mostrar desconexión con la realidad

Santiago de Compostela, 9 Oct. - El portavoz parlamentario del PSdeG, Luis Álvarez, ha criticado duramente el discurso del presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, durante el debate anual de política general en el Parlamento de Galicia. Según Álvarez, Rueda se equivocó en todos los aspectos, desde el diagnóstico de los problemas hasta las propuestas para enderezar la situación en esta legislatura. El socialista ha afirmado que el presidente pintó un escenario irreal, propio de una torre de marfil.

Álvarez ha insistido en que este debate es sobre el estado de la autonomía y no sobre el proyecto político del presidente. Además, ha destacado que Rueda se equivocó al hablar de temas que no son de competencia del Parlamento gallego. En cuanto al diagnóstico de los problemas, Álvarez ha destacado que Rueda ignoró los problemas en la sanidad pública y la implicación del PP en la prórroga de la AP-9.

Sobre las medidas propuestas por Rueda, el portavoz socialista ha señalado que no tienen relación con la resolución de los problemas de Galicia. Además, ha expresado su preocupación por la creación del fondo para atraer inversiones, ya que esta medida fue criticada en el Ayuntamiento de Lugo. Álvarez ha cuestionado si este modelo es válido o no, ya que si no funcionó en Lugo, no debería aplicarse en Galicia.

En relación a los parques caninos, Álvarez ha mencionado que en Vilagarcía se crearon dos y el PP mostró una actitud negativa hacia estos espacios. El portavoz ha afirmado que será interesante ver si el PP se presenta como un partido grande e independiente o si está dividido y dependiente de Madrid.

Álvarez también ha expresado su convicción de que este será el último discurso de Rueda como presidente de la Xunta en un debate del estado de la autonomía. Según el portavoz, el PP está totalmente alineado con Madrid y sigue las directrices del "extinto señor Feijóo".