Crónica Galicia.

Crónica Galicia.

Polémica en Ourense: Bomberos acusan a la Policía de irregularidades y piden tranquilidad ante futuras manifestaciones.

Polémica en Ourense: Bomberos acusan a la Policía de irregularidades y piden tranquilidad ante futuras manifestaciones.

Un bombero resultó herido con una fractura múltiple de nariz y pómulo durante una protesta en la Diputación de Ourense, según denunció el comité de huelga de los bomberos comarcales. El incidente ocurrió el pasado lunes y se atribuye a una carga antirreglamentaria por parte de los antidisturbios de la Policía Nacional.

En un comunicado emitido este martes, el comité de huelga criticó el accionar de las Unidades de Intervención Policial (UIP), quienes, según afirman, golpearon con contundencia a los manifestantes, incluso impactando en la cabeza, en una acción que no se ajusta a los procedimientos reglamentarios.

Según el comité de huelga, varios bomberos resultaron heridos al levantar las manos en actitud defensiva mientras eran golpeados. Presentaron diversas lesiones en las extremidades superiores.

El comité de huelga reconoce que hubo un "desafortunado empleo de un insecticida" que, al inflamarse durante su proyección, pudo interpretarse como una amenaza por parte de los bomberos. Sin embargo, aclararon que el fuego no alcanzó a los agentes policiales, sino que se disipó antes de llegar a ellos.

Asimismo, el comité condenó cualquier tipo de agresión y hizo un llamado a los bomberos a mantener la calma en las próximas protestas programadas para el 27 de octubre ante la Diputación de A Coruña y el 31 de octubre ante la de Lugo.

La huelga de los bomberos comarcales comenzó el pasado 15 de junio, en reclamo de mejoras laborales como la restitución inmediata de los contratos de trabajo, la consecución de un convenio marco que garantice las mismas condiciones laborales en los cuatro consorcios, incluyendo salarios, y un aumento de personal para asegurar condiciones mínimas de seguridad en las intervenciones.

Según el comité de huelga, las diputaciones y la Xunta han mostrado falta de voluntad negociadora y no ha habido avances en las conversaciones. Por esa razón, exigen a las administraciones que cumplan lo acordado para así poner fin al conflicto.

Desde el inicio de la huelga, los bomberos se han negado a realizar horas extras para resaltar la precariedad del servicio, lo que ha llevado al cierre de algunos parques de bomberos en más de 350 ocasiones.